Sep 192008
 

<<<<CAPÍTULO ANTERIOR (Introducción)                                CAPÍTULO SIGUIENTE (2)>>>>>

Puta memoria.

Nos engaña: es mentirosa. Borra o desdibuja lo jodido. Idealiza o edulcora los good moments. Las dos mitades antagónicas que cohabitan por aquí dentro trataremos de vencer a la bioquímica. Trataremos de reproducir fielmente lo que aconteció aquellas semanas mágicas.

RAY: ¿Fielmente?: JA. Tu capacidad para ser objetivo y dibujar la realidad con precisión es más insignificante que la vida sexual de una calcomanía de Heidi.

MON: Querido, no empecemos.

  Fue la mañana del 4 de agosto de 2.0XX, sin ni puñetera idea de lo que nos esperaba, ignorando a lo que nos íbamos a enfrentar. Eran las seis de la mañana cuando saltamos al vacío…

RAY: Es decir, que nos autodefenestramos… Esas metáforas tan manidas, tan trasnochadas…

MON: …Joer! Cállate un poco!

 …Cuando salimos de casa, estaba a punto de empezar la AVENTURA. En el descansillo de la escalera:

M: Si eso nos ahorramos el grito de guerra samurái, ¿no?

R: O, versión occidental, el de gladiador romano. Si eso nos lo ahorramos cualquier tipo de berrido épico para no despertar al perrillo amorfo de la señora de enfrente…

M: Lo cierto es que tenemos una vecina muy quejica: en cuanto montamos algún pequeño sarao nos suelta unos sermones infumables.

R: Aceptamos pulpo como animal acuático, pero no una “Kedada ciega” del Facebook de 216 personas completamente desconocidas, disfrazadas todas de Keith Richards (de los Rolling) como “pequeño sarao”; va a ser que no.

M: ¿ Keith Richards? Ah, yo que creía que aquello fue una fiesta egipcia…

Parecido razonable con la momia de Ramsés II. Dicen que en una fiesta Keith se esnifó las cenizas de su padre con el consentimiento de las propias cenizas. La relación paterno-filial ya estaba hecha polvo, la verdad, desde tiempos de la Tercera Dinastía.

 Al cerrarse las puertas del ascensor Mon añadió:

M: Es cierto: la vieji de la vecina está convencidísima que somos gente de mal vivir, cual estrella de rock; nada más alejado de la realidad. Por cierto, hablando de “po” y de “ro”: ¿será por nuestra camiseta de Queen? Dime que no se nos ha olvidado.

R: Tranqui, que Freddy Mercury estará con nosotros. Nos hallamos inscritos dentro de ella, mismamente.

Legendaria camiseta-talismán.

¿Nos traería suerte el amigo Mercury?

M: ¡Jorr, qué despiste!?exclamó nuestra parte emocional, acariciando el logo de legendario grupo? Será nuestro talismán. Tras mil aventuras y requetesudada la subastaremos en Sotheby’s por un potosí.

R: Vale tío pero, mientras eso jamás suceda… a lavarla a diario.

M: Bueno, cállate que voy a seguir con la narración…

El caso es que aquella mañana habíamos desayunado huevos con bacón, tostadas, zumo, y cuatro de esas barritas…

R: …¡para el carro y ve al grano! ¿Qué quieres? ¿Deprimir ya de primeras a todo el mundo? ¿Suicidios colectivos?

M: Ok. Reescribo…

  Ejemm…esto..decía que…Ya de camino al tren, con un viento en contra de doce nudos, íbamos ya pensando en tupidos parajes con los que seguro nos toparíamos. Luego, cruzando el puente para acceder a la estación, seguimos cavilando sobre algo que nos habían dicho:

R: Pues hablando de camisetas sudadas, los antiguos caminantes que se sumergían en esos verdes parajes también lo hacían en su propia mierda, pues podían estar meses sin lavarse.

M: Puagg: quizás al llegar a Compostela parecerán algo así como los soldados de terracota de Siam. Oye, a lo mejor en la antigua China los hicieron así, con moldes de peregrinos;

R:… o sea que al final no era terracota… Vamos a ver, supongo que habrá un término medio, que el Camino tampoco es un maldito desfile de la firma de lencería Victoria’s Secret.

M: …será bendito.

Aquí una muestra verde. Nada de photoshop, palabra.

 A la derecha preciosa modelo de Victoria’s Secret posando en Compostela disfrazada de soldado de Siam, a su vez, disfrazado de peregrino. Peregrino, ¿verdad?

 Tras esta majadería decidimos que la aventura había comenzado oficialmente; no sabíamos si luego se convertiría en la historia más grande jamás contada, pero probablemente una de las más absurdas. Ejemm…¡música épica por favor! Sí, tipo John Williams o que posea un toque místico como Now we are free, la banda sonora de Gladiador; sí, esa podría valer (por pedir).

R: Si eso te hace feliz…venga, “seamos” Russell Crowe en la película pero en versión peregrina: ¡RayMondiator!

RaymonDiator 

Ya se divisaba la estación y nosotros a lo nuestro:

M: ¿RayMondiator? A mi “Ray” a mí siempre me sonó a “capataz de rancho”, o mejor y como decía un buen amigo… a “trabajador del acero de Cleveland”.

R: Pues a mí Mon a “peluquero homosexual del barrio de Chueca”. RayMondiator, probablemente a “dispositivo pela-tubérculos del teletienda”

M: …o a “máquina para hacer abdominales”. Pero…¿por qué no suena nada?… ¿Dónde narices se han metido los de postproducción? Quería soltar la frase épica de Gladiator “Lo que hacemos en la vida, tiene su eco en la eternidad”

R: Pues aquí la única reverberación es la producida por nuestras gansadas.

Pin y Pon continuaríamos rajando toda la mañana.

Entonces tuvimos nuestro primer choque contra la realidad: tras hacer la foto reglamentaria de la estación (¡vivan los unos y ceros!) y acceder al andén vimos a un tío de mediana edad, moreno, pelo largo. Al vernos mascullar solos nos miró con la misma cara de desprecio que en una escena del Cabo del Miedo le dedica Robert de Niro a Nick Nolte, como diciendo…

ROBERT: Pringado de mierda…

Tío borde de la estación, sorprendente parecido a Robert de Niro en el Cabo del miedo.

Después de eso escupió desdeñosamente a la vía como diciendo “que te follen”. “Ojalá” pensó Mon, y después le sonrío de forma estúpida bajo el cabreo de Ray. El juez de silla decretó que su sonrisa había botado más allá de la línea de fondo. Tras pedir el “Ojo de Halcón” la máquina confirmó que se había ido por dos palmos. Entonces extrajimos de nuestro estuche de frases preparadas una de Clint Eastwood en el Sargento de Hierro, para acojonar a puto doble de Robert de Niro y callarle la bocaza:

RM: Que sepas, que todas las mañanas desayuno alambre de espino y meo napalm. Y eso para empezar el día.

ROBERT: Ja. ¿Sabes que al bueno de mi amigo Clint, le metieron un puro en USA con una demanda millonaria, por joder el revestimiento de cobre de kilómetros y kilómetros de tuberías, de tanto mear napalm?

Y claro, eso nos desconcertó tanto que los que nos tuvimos que poner punto en boca fuimos nosotros.

 

R: Al ir de peregrinos por la vida nos creíamos inscritos dentro de un aura protectora; gracias a la cual todo el mundo nos trataría con cariño y solidaridad. Ja. Ni de coña. Menuda leche que nos hemos dado desde el guindo. ¿Qué puede tener un hombre tan borde en la cabeza?

M: Todo menos caspa, supongo. Mmmh, demasiado embrutecido ya de mañana. O quizás es un trozo de pan pero está bajo los efectos adversos de algún medicamento. Quizás se ha pasado con la dosis del jarabe de la tos Bisolvón.

R: Sí, claro. Creo que Adolf Hitler se metía unos lingotazos de Bisolvón y de ahí su irritabilidad; el resto del tiempo era una bellísima persona. Por cierto, quedan cuatro minutos para que pase nuestro tren de cercanías.

Un incomprendido víctima de los efectos secundarios del Bisolvón y de la megalomanía. “Ay, lo siento:  monté sin querer el Tercer Reich tras dos lingotazos”

R: A todo esto: “Puta, jodido, rajar, puñetera, coña”: !-retomó Ray – Si nos oyeran los querubines Leonardo de Vinci o Hypatia de Alejandría, protas de nuestras novelas. ¿Y tu prosa densa y supuestamente preciosista?

M: Calla y déjame decir tacos, que estoy experimentando estilísticamente para nuestro nuevo proyecto… -El tren llegó y, cargando con nuestra pesada mochila, trepamos vigorosamente hasta el interior de su panza.

 

R: En fin, no quiero discutir nada más salir pero, ¿cómo eres tan cabestro haber metido 17 kilos bajo la vieira que preside la mochila? Se supone que esto, entre otras cosas, es un ejercicio de austeridad y optimización, so cafre. Entre 6 y 12 kilos, como mucho. Eso dicen los gurús de la cosa, o el 10% del peso de susodicho. Y hablando antes de medicamentos…¿te has pasado con la dosis del Absurdol?

Mochiloncio absurdamente grande…, pero, ¿y lo que mola? Con él a cuestas…to pa’el noroeste.

M: Llevamos entrenando todo el año, listillo, y se supone que estamos hechos un toro. Recuerda cuando estuvimos meses practicando butalhon.

R: Sí, ese bello y sutil deporte de lanzar bombonas de butano llenas al quinto carajo. Barajan convertirlo en disciplina olímpica y hasta el mítico Kasparov se ha interesado por él, por los evidentes paralelismos que tiene con el ajedrez.

M: Gilipichis, tú ríete pero, si recuerdas, esos lanzamientos que nos descoyuntaron las cervicales sólo fueron una parte del entrenamiento. ¿Qué tienes que decir respecto a como hemos mejorado con la práctica –imitando a los nativos de Gabón- nuestra capacidad de emitir sonidos para atraer a las garzas? Rayan la perfección, pedorro.

R: Sí, pero el pequeño detalle es que en vez venir esos bichos zancudos… atraen a los del servicio técnico de Samsung.

M: Bueno, todavía me queda afinarlo un poco, ¿qué pasa? Además, no me digas nada del peso de la mochila: lo hemos optimizado y sacado al final la crema exfoliante y la de noche de aguacate, pa’ligeraá. También el DVD de la colonoscopia; probablemente no habrá ocasión de enseñarlo a la gente que conozcamos; bueno, ya lo subiré al YouTube.

R: Al MyTube en este caso. Por cierto, ¿sabes qué este no era el tren que teníamos que tomar?

M: Ni idea. Fantástico: no hemos salido todavía y ya nos hemos perdido…, sherpa. Este tardará el doble en llegar a Chamartín.

Entonces asumimos que nos habíamos equivocado de forma patética, (despropósito patrocinado por gentileza de “Aleatoriedades Murphy”).

Degradados: De Raymondiator a Walliator

 

Después aguardamos pacientemente hasta llegar al hall principal de una de las grandes estaciones de ferrocarril madrileñas. Aprovechamos entonces para tomar un tentempié: unas galletas, según la etiqueta…:

“Sin azúcares, Ni gluten, Ni colesterol, Ni lanolina, Ni sal, Ni nada y en todo caso -pero muy remoto- Algún chopito que justo pasara por allí”

Sabían menos que un holograma sin aliñar.

RAY: Viejo aforismo: “No comas nada que sepa peor que el envase que lo contiene”.

MON: Ummh, ahora que lo dices, el cartón de la caja está mucho más cremoso.

 

Cómo no teníamos ni repajolera idea y sí los párpados demasiado pegados todavía para ver los carteles realizamos un placaje a una persona que pasaba:

-¿Sabe usted qué vía es la de convoy a León?-preguntamos a una mujer bizca, cuyos ojos miraban uno a las islas Cíes y el otro a Almuñécar.

-Por allí-dijo estrábica moviendo levemente la cabeza hacia arriba.

Lo cierto es que podía haber señalado con la manita. Como nos habíamos dejado la motosierra en casa no pudimos seguir dos puntos cardinales opuestos a la vez. Por cierto: en unos días descubriríamos que no a todo el mundo se le olvida, a la hora de viajar, dicho…electrodoméstico.

-Bic naranja escribe fino, bic cristal escribe normal, pero gracias-dijimos para desconcertarla. Y por joder, fundamentalmente.

 

A trancas y barrancas llegamos al destartalado tren que nos conduciría al punto de partida de nuestro Camino. Como estableció Ray, una de las consignas sería la de la austeridad. El ferrocarril era de 3ª categoría, antiguo de narices e iría bastante petado de gente…. o eso parecía por la multitud que se hostiaba en el andén.

R: Pues hablando de hostiar, aquí no hay orden ni concierto. ¿Dónde están hoy los aseguratas y maromos de puerta? ¿Hay huelga?

M: Lo que no huelga contarte es una rápida anécdota, ya que lo sacas a colación: el papa Francisco fue antes de pontífice portero de garito.

R: Vale. Y le echaron por repartir hostias…consagradas.

M: Por favor, déjame los chistes a mí.

 

Allí estaba: el trasto trenero no era de carbón de milagro.

M:… pero al menos no está previsto que nos ataquen los indios.

R: Mira: según este periódico gratuito que ha tirado un chico a una papelera, el general Custer ha sido vencido y pateado por el sioux Caballo Loco. Noticias frescas. Me parece que no es de hoy.

M: Supongo que ya muerto el Custer y, a mala leche, probablemente le habrán birlado hasta su i-phone. Aquí pone que tras la derrota el resto de sus tropas se disolvieron… en 50 mililitros de agua.  Así es cómo me siento: disuelto entre esta multitud.

Custer, muy pinturero en esta foto. Pero como a la princesa Leticia justo antes de serlo, le quedaban dos telediarios. El tren a León estaba un poco petado.

 

R: ¿Pero qué le ha dado a la gente hoy? Coche 4, es el siguiente.- Señaló nuestro lado racional.

Mientras ascendíamos al convoy pensamos que nosotros también teníamos intención de morir con las botas puestas.

R: Pues recuerda que no todo lo que hace llorar a tu madre es divertido; la nuestra en este caso.

M: ¿Ah, no? La verdad es que, habiéndonos extirpado el GPS con el que se le dota a cada ser humano al nacer…

R/M: Lo llevamos crudo. -Pensaron al unísono el ying y yang que nos integran.

R: Vamos a estar más perdidos que Wally. A lo peor, desesperados, terminamos para siempre en un bosque asturiano. Cuentan el caso de un peregrino madrileño que le sucedió eso, tomó setas alucinógenas para sobrevivir y desapareció.

M: Nos acabamos de autodegradar de rango, de Gladiador a Wallyator. ¿Qué le pasó al peregrino alucinado?

R: Tras cinco semanas de búsqueda infructuosa, unos científicos chilenos lo encontraron finalmente en la Antártida, dirigiendo el tráfico. Sin embargo, al parecer no había perdido la cabeza del todo. Cuando le preguntaron que de dónde era respondió con la fórmula reglamentaria de todo chulapo que se precie:

ALUCINADO: “¿Qué de dónde? Pues de aquí, de Madrid.”

Nunca hemos entendido esa ansia expansionista.

M: Bueno, qué mejor prueba de coherencia. No como la clienta de nuestra hermana con la cabeza perdida, la pobre: el otro día se despidió de ella agobiada porque aseguraba tener hora para que la incineraran. (“Y qué faena si empiezan sin mi”) ¡Joder! Ya me estoy poniendo nervioso. ¿Y si sólo estamos capacitados para quedarnos en Madrid jugando a la petanca?

La cola de gente que avanzaba penosamente por el pasillo fue poco a poco disipándose. Cuando lo hizo del todo comprobamos con desolación que nos había tocado un asiento al lado de un señor entradito en carnes, sin cuello, es decir, un poco monovolumen. Entonces me encajé entre sus lorzas y los treinta y cinco centímetros escasos que había hasta la ventana. Enfrentados a nosotros, sus dos clones-células hijas, que ríete tú de las criaturas del inframundo. Su aspecto era ciertamente inquietante. Cuando estalló el petardo que nos dejó medio sordos lo confirmamos: junto a las amígdalas, a los mocosos les habían extirpado quirúrgicamente la empatía y, sin duda, el alma.

Había algo en ellos que nos daba muy mal rollo. ¿Demasiado conjuntados?

R: Bueno, piensa que van a ser tan sólo cuatro horas y media.

M: Sí, yo también te quiero. Como me toque uno de esos seres endemoniados ¡no respondo, no respondo!

R: Mucho bla, bla y luego na de na.

Así que tratamos de mimetizarnos con el mobiliario dieciochesco trenero, sin demasiado éxito. Antes de que se moviera el invento nos dieron tres patadas y escudriñaron con asco nuestras pintas peregrinas. Luego le exigieron a su padre una güija y una biblia satánica para jugar. Como parecían bastante peligrosos y nada de fiar confiábamos en que se mantuvieran lejos de los aceleradores de partículas o sería el fin del universo. Sin embargo, nuestra parte racional-Ray-tenía ya amortizado mentalmente que nos sucedería algo así…

R:… que las modelos veinticincoañeras sudorosas y despampanantes no viajan en esas cafeteras de posguerra.

M: Estoy de acuerdo: ellas sudan y exhiben toda su voluptuosidad en coches de lujo o en aviones.

Concienciados de la dura realidad y con idea de escapar de ella hicimos algo: extrajimos nuestro flamante ejemplar de Cien años de soledad de la austera taleguilla que nos había prestado para el Camino nuestro cuñaaao.

Increíblemente el vagón no estaba lleno de ellas.

¿Cien años? Ni de coña.

M: Otra cosa es que nos dejen leer estos zombis vivientes que nos tienen sitiados en nuestro asiento. -Comenzó Mon enarcando las cejas y señalando con los ojos a las tropas hostiles. En ese momento el tren hizo un ruido horrible. Arrancaría o se desintegraría en breve? -¿Dónde hemos dejado al General Custer para achuchar a su Séptimo de Caballería contra estos monstruos diabólicos que tenemos enfrente?

R: Siempre podremos hacerles un exorcismo o amordazarlos y conectarlos a una trampa explosiva si se ponen demasiado farrucos. Sincronicemos nuestros relojes.

Hablando de veinticincoañeras cuyas proporciones nos recuerden a los patrones griegos de belleza…

En ese momento, y contra todo pronóstico, irrumpió en el vagón una morenita muy guapa que, tras dedicarnos una sonrisa, se sentó en la ventanilla paralela a la nuestra.

Se trataba, nada más y nada menos de…¡la chica del tren!, nuestro primer animalito del bosque del Camino de Santiago.

M: ¡La leche!

Train’s girl.

Entonces tuvimos una especie de flashback que nos retrotrajo a 1.978. En él, un renacuajo mini-yo destrozaba unos columpios con los amigotes. Acto seguido, una preciosa niña de 7 octubres apareció en escena debajo de sus bucles azabache. Y nos dejó agilipollados durante años. El saldo fue un amor asquerosamente platónico y por tanto carente un mísero beso. Cuando descubrimos que los columpios eran de atrezzo, el micrófono colgando de lo alto de la escena y, por tanto, toda una trampa de nuestra memoria volví, o mejor dicho, volvimos.

La hostia fue grande porque cuando se disipó la neblina apareció un primer plano de la niña poseída lamiendo un helado. A su lado, Chucky, el Muñeco Diabólico era la Barbie Rapunzel.  El otro antropoide mutante, había aprovechado nuestro dejà vu para robarnos el móvil y borrarnos la tarjeta de memoria, bajo la delictiva pachorra, la criminal aquiescencia de su progenitor-célula madre. Es muy fácil incubarlos en vainas y luego pasar de ellos. A día de hoy todavía vamos a terapeuta para superarlo. Tras arrancarle nuestro teléfono de sus manazas Ray advirtió:

R: Mon: la “chica del tren” está más que descartada como objetivo militar. Primero porque venimos en plan místico-modalidad ommmmmh-y segundo por su irreverente juventud. Por si todo esto fuera poco seguro que tiene noviete.

Chandler, de la serie Friends,  siempre bastante pringado con las chicas.

M: Por una vez estoy totalmente de acuerdo, Ray: ni remotamente se me pasó por la cabeza, pero admite que parece muy muy simpática. Tiene forma humana, que en los tiempos que corren ya es un lujo -indicó Mon mirando de reojo a los pequeños australopitecus malignos -y no revela en apariencia arrastrar taras o traumas irreversibles de la niñez. Así que tranquilo, que no montaré el numerito de la última vez para impresionar a una chica…

R:… Supongo que te refieres a lo de intentar romper con la cabeza 15 bloques de hielo apilados… para terminar en el hospital. Sinceramente, es lo de más patético que he visto… Digno como mínimo de pringado de serie de TV.

M: Sí, me refiero a eso. En este caso vamos a disimular e intentar parecer normales.

Miramos el reloj: eran las 8:03:07 de la mañana. Sin necesidad de tomar prisioneros a los jodidos niños, ni tener que secuestrar el vagón, ni nada, tren se puso en ese momento en marcha rumbo a lo desconocido. Resignados a perdernos por las españas…¡nos íbamos a divertir de lo lindo! Allá afuera, en el cercano futuro nos esperaban cosas fascinantes, personas deslumbrantes e incluso ¡cyborgs! Pero sobre todo, éramos conscientes que mil peligros nos aguardaban: ríete tú del invierno ruso, del Sitio de Leningrado e incluso de hacer cualquier papeleo en la administración.

Cyborg con el que nos toparíamos durante nuestra epopeya.

Entonces sucedió: experimentamos algo inaudito, una especie de salto mental hacia el futuro, un flashforward.

Tras recobrarnos…

R: Esto ha sucedido porque el muy tonto debe estar celoso de que su hermano simétrico, el flashback, haya irrumpido en nuestro cerebro cual elefante en cacharrería.

M: Pos vale, si tú lo dices… ¿Has visto lo mismo que yo? Joder, parece muy peligroso. ¿Y si la cascamos en el intento?

R: Charles Darwin aseguraba que morimos para que otros puedan evolucionar. Si no fuera así -y según el escritor P.J.O’Rourke-ahora seguiríamos siendo amebas y tendríamos que comer cosas rodeándolas con el culo.

M: Con lo bonito que es meterte un cocido de forma convencional.

R: Precioso.

Mirando por la ventanilla nos quedamos pensativos mientras dejábamos atrás la madrileña estación de Chamartín. Estábamos convencidos que las escenas que vimos sucederían en breve: durante el flashforward…

¡Uy, qué miedo!

…nos vimos atrapados en el famoso camarote de los Hermanos Marx, vimos mafiosos escapados de películas de Tarantino haciendo tetris con muertos, nos vimos investigando cual CSI una habitación de hostal mugriento, vimos un hotel 7 estrellas…

Ale, la semana que viene más. :-P

Safe Creative #1401170001504

<<<<CAPÍTULO ANTERIOR (Introducción)                                CAPÍTULO SIGUIENTE (2)>>>>>

 

CAUSA SOLIDARIA 1

Durante unos años Ray y Mon estuvieron apadrinando a una niña nepalí, U*a K**ar* *ha**. Siempre hemos tenido menos dinero que Tarzán pero, lo que para nosotros (occidentales) son cuatro duros, en esas tierras remotas y desfavorecidas por el destino, pueden salvar vidas. Ayuda en Acción nos pareció entonces una organización seria: Informes, cartas, fotos, etc de la niña apadrinada. Pues bien: ¡hemos encontrado a la moza en Facebook! Está casada y trabaja. No sabemos si será feliz pero, como mínimo salió adelante. Tampoco sabemos hasta qué punto contribuyó a eso nuestro insignificante granito de arena. Pero, ¡qué leche! ¡Qué más da! La sonrisa nos da dos vueltas. Mira: >> :-) )

Ahora que estás despistad@ por las risas, o por las no risas…, disculpa la artimaña fenicia, el truco de trilero, pero todo por la Causa, en este caso una buena causa: ¿Te animas a apadrinar? Vale, no, ni de coña. Bueno, pues al menos podrías informarte. Mucho que ganar, nada que perder. ;-)

 

 

Oct 172008
 

¿Qué no has leído primeros capítulos? ¿Cómo osas? Pincha: (0) (1) (2) (3) , y que no se entere nadie. 

 <<<CAPÍTULO ANTERIOR (3)                                            CAPÍTULO SIGUIENTE (5) >>>>>

En el capítulo anterior dejamos a nuestros anti héroes Ray(Racional) y Mon(Emocional) despistándose de forma dramática nada más arrancar la primera jornada: era difícil alcanzar tal record, pero lo conseguimos.

CAPÍTULO 4    LEÓN-LA ROBLA 27+22(EQUIV.1)+4(EQUIV.2)=53 KMS

Se perdió un niño en la Feria de Libro de Madrid y lo anunciaron por megafonía. Cuando sus padres fueron a recogerlo y le recriminaron haberse despistado, él les replicó: ‘¡No, os habéis perdido vosotros!’. Para los responsables de la Feria y desde entonces siempre se pierden los padres, no los hijos.  Si la soberbia (o la inocencia de un niño) estuvieran entre nuestros pecados capitales diríamos que “ese día el Camino de Santiago discurrió equivocadamente por senderos distintos a los que nosotros transitábamos”. Varias veces.

En cuanto echamos de nuevo a andar desde León nos dimos cuenta: Calor.

Ese día iba a hacer muuuuuucho calor, sin duda…¡y eso multiplicaría el cansancio por n! Eran las 9:45:02 y habíamos comenzado de nuevo nuestro día de la marmota en una gasolinera. Allí desayunamos un bocata, café y bollos con mucho colesterol y compramos un metro cúbico de acuarius. Menos mal…

Ya en la calle y enfilados revolvimos el interior de nuestra concha de caracol hasta encontrar la camiseta sin mangas de “No Fear”, ó en

castizo, “¿Quién dijo miedo?”. Fugaz streaptease permutándola por la de Queen..

En el depósito de cadáveres de León no se tiene constancia que a ninguna vieja que pasaba por allí le diera un jamacuco al ver nuestro cuerpo sudoroso y perfecto, envidia del David de Michelangelo

MON: Ja-Ja. En verdad como nos vea la palmará, pero de risa, al ver nuestros mullidos michelines.

RAY: Macho, has dejado la mochila más desordenada que los juguetes de la niña del exorcista

MON: Bueno, si la niña del exorcista estuviera aquí nos acojonaría con lindezas como: “¡Fuck you, cabrón de mierda! Hoy vas a vivir el día más duro de tu vida. Vas a acabar con peor cara que la de los pollos del Día (autoservicio descuento) y la mía, juntas.”

RAY: Es precioso todo lo que dices.

“Mueve el culo, que cómo se notan las tapitas de bar”.

 (R: Pero si eso ya se lee arriba. M: Cállate. R: No, cállate tú.)

MON: Yo no, la p*t* niña. Bueno, da igual: no podemos perder más tiempo.

Entonces pusimos proa hacia el norte, a toda vela y con dos…; con dos impresentables que me conformaban, Ray y Mon, el racional y el emocional: el que casi siempre se equivoca y el que casi nunca acierta.

M: ¡¡Por fin parece que esta es la buena!! ¡¡Hacía mucho que quería hacer algo analóooogico!! Toy cansado que todo sea digital/virtual: dinero virtual, periódicos virtuales, mocos virtuales, mensajes virtuales, tetas virtuales, emociones virtuales.

R: Pues, querido, aquí tienes la realidad física. Y aquí no puedes grabar la partida o pulsar el botón “deshacer”. Aquí la mierda apesta, el Lorenzo pega que no veas y todo vale una pasta.

M: ¿Hace falta que seas tan desagradable? Todo eso no me preocupa, y sí nuestro inexistente sentido de la orientación. Reivindico mi derecho a poseer un GPS. Un hombre, un voto, un satélite geoestacionario.

R: Un hombre, un plátano.

M: Un hombre, un GPS, pero no el del i-phone 1, que cuando salió al mercado y en espera de posteriores versiones era un pedrolo pseudo-neanderthaloide.

Comparativa de la revista Quaternary Technology en la que el i-phone(1) supera sensiblemente al pedrusco en prestaciones.

Enzarzados en nuestro autodebate, atravesamos una estrecha senda jalonada de castaños. Desde ese punto comenzamos a tirar millas o, mejor, leguas; nos dirigíamos a un lugar llamado Carbajal de la Ídem. Cada treinta segundos preguntábamos a algún lugareño la ruta, pues no se veía una puta vieira:

R: Hoy ya nos hemos perdido como para un lustro.

M: ¿Te has fijado que la gente se desvive para ayudarnos?

Efectivamente: un anciano con la cara cuarteada dejó de pintar su flamante barandilla y nos acompañó un buen trecho. Un chico dejó de matricularse en la universidad por explicarnos con detalle el camino hasta Pola de Gordón. Una señora amabilísima dejó que sus hijos se quemaran vivos en un incendio con tal de que no nos confundiéramos en la siguiente intersección. Un tetrapléjico…¡bueno, ya basta!

El sol apretaba y ahogaba así que bebimos y bebimos como los peces en el río. Eran ya casi las once de la mañana. Entonces Mon, tras acceder a campo abierto, proclamó:

M: Las botas salvajes de astronauta hubieran estado de puta madre en cualquier misión Apollo, con Neil Armstrong y los chicos…,

R:… pero aquí nos están destrozando los pies.

Tiranosaurius Rex agobiado: La extinción de los dinosaurios no vino del cielo, como se cree. La solución al enigma, un poco más adelante.

 En ese mismo instante mientras pasábamos bajo una encina…,

…nos vimos a nosotros mismos y gracias a otro flashforward en una escena gore: En nuestra casa en Madrid a comienzos del Otoño, y cual hojas caducifolias … ¡se nos estaban cayendo todas las uñas de los pies…!

Movimos entonces la cabeza bruscamente para desbaratar el “recuerdo futuro”. En ese momento decidimos luchar contra nuestro propio vaticinio: nos pusimos unas chanclas y continuamos andando. Entonces nos planteamos cosas de alcance cósmico:

R: ¿Podremos cambiar nuestro destino?

M: ¿Está escrito-como dice nuestro “San” Mark Knopfler-el destino de cada hombre en la luz de las estrellas?

R: ¿Ese insoportable hedor procede de nuestros “pieses”?

M: Norrrl, viene de las cacas de vaca hexagonales.

Todas esas preguntas son las que se ha hecho el Hombre desde la Noche de los Tiempos, sobre todo la última. Los cavernícolas no usaban Peusek antitranspirante y allí no había quien parara; como todo el mundo sabe por eso se extinguieron los dinosaurios. Tras pensar tan soberana gilipollez nos centramos en el Camino. Como decíamos, hacía un rato que habíamos salido de los núcleos urbanos y evolucionábamos por un sendero, atravesando campos, trotando cual res.  En ese momento cruzamos una arboleda preciosa que dejaba paso de nuevo a un espacio más abierto. Entonces  estiramos nuestro gacheto-brazo para autofotografiarnos bucólicos delante de un campito de violetas. Qué bonito. Luego, inconscientes de la vida, nos pusimos a cantar quizás para aliviar nuestra soledad…

R:…y de paso intentar empeorar el tiempo.

M: Me temo que ni por esas.

Chaval, pareces un ñu del Serengueti flipando solo con las flores y las mariposas antes de que se lo cepillen los cocodrilos al cruzar el river.

 Más calor, más beber. Ante un si bemol al que no llegamos bien una vaca nos miró y sacudió la cabeza, negando, con el mismo careto de borde de Risto Mejode pero sin las Ray-Ban envolventes: estábamos nominados. Luego llegó el segundo gol por la escuadra: una intersección en la que no estaba nada clara la señal, medio borrada por una inoportuna carrera de bicis.

Opción A y opción B.

Por supuesto, tomamos la mala, pero lo peor es que nos dimos cuenta transcurrido un buen rato. Intentamos deshacer lo andado y fue peor todavía. Monte relativamente arbolado sin ningún signo de civilización.

Punto indeterminado de la geografía española ubicado

entre NiputaIdea de los Arroyos y Nipajolera del Camino,

 famoso por sus cacas de vaca hexagonales.

M: Cojonudo.

R: Estamos más perdido que los payasos de Micolor en la peli Casablanca. Hasta condemorrrl me está poseyendo a mí también.

M: ¡…Que me voy a hacer pupita en er diodenorrrr! Nos estamos raspando las piernas con los arbustos.

R: Pues a ponerse las perneras y los botoncios de nuevo. ¿Cómo vamos de líquido?

M: Mal. Las botellas están más secas que la momia Amenofis IV, justo antes de comerse la última rebanada de pan Bimbo.

R: Joder, que díita. Y Chiquito sigue por aquí; a ver si se va ya a otro capítulo, qué pesado.

Hacia arriba la montaña infinita, hacia abajo un precipicio considerable. Dicho abismo llegaba al cauce del río, infranqueable de todo punto. En la franja intermedia encorsetados Ray y Mon y su circunstancia. El video-juego macabro sólo ofrecía dos opciones, avanzar o retroceder. Avanzamos, of course, pero tras dos horas el paisaje era idéntico. Ni un p*ñ*t**o humano a quién preguntar o con quien contratar un seguro de vida.

Tres versiones cinematográficas de lo que nos estaba sucediendo. ¿Dónde estaba la peña?

 Entonces recordamos la movie “The Omega man”, el último hombre vivo, pululando por un mundo deshabitado con un Chalton Heston poco zumbado desde que se dio en la cabeza con el canto del salpicadero de la cuádriga de Ben-Hur.

Entonces hicimos algo casi tan patético como hubiera sido llamar a nuestra mamá. Hacerlo al 112:

-Emergencias 112, buenas tardes.

-Buenas tardes, ejemm, bueno les llamo porque ando un poco perdido por estos montes de Dios, aunque no quiero que me rescaten, sólo dejar constancia.

-¿Dónde se encuentra usted?

-No quiero ser borde pero si lo supiera no estaría perdido. Soy un peregrino que se encuentra en un punto indeterminado entre León y la Pola de Gordón. Ahora mismo, por cierto, me ronda una abeja enorme del tamaño de Benidorm. El último pueblo que he pasado se llama Villabalter y ando paralelo al río Bernesga.

-¿Pero se encuentra usted bien? ¿Mandamos un helicóptero?

-Estoy perfecto, animado, tengo chocolate, un saco del Carrefour de, atención, ¡sólo 75 gramos! También música de los años 80, por si acaso. Entiendo que tendrán casos más importantes que atender y por ello no quiero robarle ni un minuto más. Simplemente quería llamarles, como le digo, para que conste que hay un tío perdido. Si cayera la noche, pues entonces sí me manden a los Geos ó al Equipo A ó a algo marcial. Por orgullo torero intentaré encontrarme y cuando lo haga les volveré a llamar. Palabra. Muchas gracias por atenderme.

-De acuerdo…brrsshsss,…?y sus últimas palabras ya no pudimos escucharlas: además de la dignidad, habíamos perdido también la cobertura.

R: ¿Y si usamos la vieja técnica que empleamos en Madrid cuando nos perdemos (que es siempre que me despisto y te dejo a ti el control)?

M: ¿Te refieres a la de seguir una línea recta hasta que una vía importante la corte (M-30-40-50)… No sé, no sé.

Pues en esta ocasión, campo a través, ¡también funcionó!  El caso es que llegamos a un camino que ¡estaba marcado con las famosas flechas amarillas! Durante al menos una hora y media más seguimos el sendero muertos de sed. El camino no se acababa, parecía de coña.

Sobre las cuatro y media de la tarde llegamos a una pequeña explanada donde un cartel paupérrimo rezaba que allí descansaron nosequé soldados de nosecual batalla en el año nosecuanditos, dicho esto con la precisión de un niño víctima de la Logse. Hicimos lo propio con nuestras huestes, es decir, descansar durante cinco minutos.

Aquí descansaron las tropas de Bermudo II y de RayMon I

 Tras retomar y muchas horas sin ver seres humanos con piernas divisamos en la ladera de la montaña una aldea que nos recordó el mítico Shangri-La; lugar idílico, paradisiaco, en medio del Himalaya que refleja la película de Frank Kapra Horizontes perdidos. En la novela original y el film homónimo existe allí un monasterio remoto y una sociedad utópica que no envejece; sus habitantes viven instalados en una eterna juventud porque dicen pocas palabrotas y se echan toneladas de crema hidratante por las noches.

El pequeño detalle es que al llegar a esta aldea descubrimos que estaba abandonada, su censo era 0 habitantes (y dos enterradores, como diría mi gran amigo J.C.). Recorrimos las cuatro casuchas abandonadas y de repente chirrió una puerta. De detrás de ella emergió una mujer… ¡¡Nuestra salvadora!!

-Buenas tardes, señora.-Se trataba de una anciana pleistocénica más vieja que Matusalén y Marujita Díaz juntos. De jovencitas e inmortales modelos de lencería… na de na.

-Buenas tardes.

-Sería usted tan amable de llenarme esta botella con un poco de agua. Llevo perdido en el monte cinco horas sin ver ni un alma.

-Claro, hijo…

En la Shangri-aldea encontraríamos a una mujer…

 Sólo cuando nos trajo el preciado elemento pudimos percatarnos: ¡¡la mujer era ciega!! ¿Pero cómo…?

-¿Pero cómo… se apaña usted aquí tan solita? Seguro que lleva aquí, como reza el dicho castizo… “más que la chincheta del calendario”.

-Bueeeno, me apaño. De vez en cuando viene algún hijo mío…

Entonces nos derretimos cual queso fundido, y no precisamente del calor, que seguía pegando muy fuerte. Nos hubiera encantado darle algo, un presente, pero no reaccionamos en ese momento. Lo cierto es que tampoco hubiéramos sabido qué. La camiseta sudada de Queen quizás no hubiera sido bien interpretada por aquella buena mujer. Si llega a tener 85 años menos (y parecerse a Halle Berri) nos casamos con ella.  Antes de despedirnos miramos el lamentable mapa esquemático de la guía del Camino -que no parecía haber sido confeccionado precisamente por Google y la Nasa juntos-, para preguntarle a la mujer por el siguiente pueblo. ¿Hay aquí un bar?

-¿Un bar? Jajajaj. Nada, el pueblo está muy cerca, a quince minutos…

-Mil gracias. Es usted una enorme bola incandescente en cuyo interior se producen reacciones nucleares de fusión nuclear. Por favor, cuídese. ?Justo antes de que nos partiera la cara con una patada giratoria de Chuck Norris aclaramos que era un SOL.

 Increíblemente preciso mapa de nuestra guía. Obsérvese las exactas curvas geodésicas, los tracks GPS,  las coordenadas polares y la abrumadora cantidad de parámetros  topográficos que contiene. Los inventores de la Realidad Aumentada se basaron en esta Realidad Disminuida e hicieron exactamente lo contrario.

 Era hora de cumplir nuestra palabra así que llamamos a los chicos del 112-emergencias-dígame, para avisar que ya nos habíamos encontrado. Luego contactamos con nuestra hermana mayor que, al entrar en cobertura de nuevo, vimos que nos había llamado:

-Pasándolas putas pero feliz. -resumimos.

-Pues te jodes, por ir sobrao. -sentenció- ¿No es lo que querías?

-Pues la verdad es que sí. La idea era darme caña, probarme, autoflajelarme para comprobar la resistencia de los materiales que me componen.

-Pues ala: yo estoy tirada en la playa en Barcelona con tu cuñado y los niños.

En pos de un pueblo de más empaque nos planteamos acabar con el poco chocolate que nos quedaba; tan derrotados estábamos que no nos quedaba ni hambre. Cuando llevábamos una hora andando nos perdimos por tercera vez.

R: Por favor: cuenta como fue o los que lean esto pensarán que somos decididamente imbéciles.

Ummh, vale: El caso es que, inadvertidamente habíamos entrado en una enorme granja de abejas así que tuvimos que retroceder.

M: ¡Joder! Acabo de ver con estos ojitos que la malla que protege de los panales…¡¡¡¡¡¡¡ESTÁ ROTA!!!!!!

 

Na que ver.

R: La verdad es que aquella abeja enorme que nos rondaba cuando llamamos al 112 debía ser una avanzadilla: estas tienen hasta solomillo.

Cuando ves un cartel que reza: “¡¡Peligro: Abejas asesinas africanas!!” conviene no andarse con muchas hostias. Afortunadamente nos reconducimos rápido siendo esta nuestra pérdida más light de las tres de ese día. Desde que montamos en esa cafetera que nos condujo a León nada nos había impuesto tanto “respeto” (amable eufemismo) como esos bichejos de camiseta deportiva sin dorsal: el “Robert de Niro” de la estación, los niños poseídos del tren, los gays desaforados, los mafiosos del hostal de León o incluso el señor que se sacaba mocos/cubiletes de Ibarrola…

… unos aficionados en el mundo del crimen, comparados con esas máquinas de matar con alas, que ríete tú del Boeing F-22 Raptor.

M: Vale: parece que ya caminamos por la senda correcta. Sin embargo me estoy empezando a desesperar pues no llegamos a ningún sitio (civilizado).

R: Pues no estamos perdidos: mira las flechas. Lo que no entiendo es porque cada vez que preguntamos a alguien nos engaña con las distancias y tiempos. (Y sí, ya veíamos humanos). ¿Dos kilómetros? ¡¡Pero si hace tres faltaba uno!! ¿Pero qué sistema de medidas usa esta gente? ¿Se referían a leguas? Del Sistema Internacional no, seguro.

 A todo esto, en todo el día no nos cruzamos con ni un solo peregrino; bueno, sin contarnos, porque ese fue unos de esos días en el que te encuentras a ti mismo (“Tú debes de ser…”). Rebasamos pueblos, aldeas, incluso a un Carl Lewis jubileta, que estaba despistado y se creía en la final de 4×400 masculino de los Juegos del 1992, ahí, con su silla de ruedas. El final se nos hizo eterno. Tanto que nunca llegaríamos a nuestro teórico destino, Pola de Gordón. A 10 kilómetros de un pueblo llamado La Robla realizamos un pequeño cálculo, pues el cartel indicador marcaba 16 kilómetros a León, en la dirección contraria.

-¿Falta mucho? -Un poquito

-¿Falta mucho?-Un poquito

R: 16+10+22(primera equivocación)+unos 4 kms (segunda equivocación) = ¡¡52 kilómetros!!

M: Bueno, podría haber sido peor.

R: Bueno, en realidad…no.

El siguiente pueblo nunca aparecía en pantalla y volvíamos a estar sin agua. Entonces nos acordamos del gazpacho. Tardamos un poco en encontrarlo ante el desorden de la mochila, envoltorios, bolsas de plástico y demás:

M: ¡Diógenes cabrón, vete, aléjate! ¡Vete con tu basura!

R: El jodío tetra-brik ha sido lastre todo el día pero también será nuestra salvación.

M: ¿Te parece adecuado llamar a una casa y pedir huevo duro picado y tacos de jamón?

Pueblo perdido en medio de la nada, con perdón, pero que a nosotros nos pareció Londinium.

R: No. Metámonoslo tal cual, a morro.

Sabíamos que no era la bebida ideal pero, tras ese dííta, nos vino de perlas. A pesar del tentempié llegamos reptando. Nuestro cuerpo no podía más y el puto calor no aflojaba ni por equivocación. Tuvimos que parar cada 500 metros porque no dábamos más. Por fin vimos el cartelito del pueblo de La Robla y cantamos Victoria. Entonces, de una casa, salió al balcón una señora mayor vestida de reina de Inglaterra del siglo XIX. No nos quedó más remedio que aclararla que no nos referíamos a ella. Ella nos replico que esto nos pasaba por gritar su nombre, comenzando con la primera letra en mayúscula. Luego bebimos agua en una fuente ubicada delante de una fábrica que echaba mucho humo y residuos nucleares; llegados a ese punto…

M: Me importa siete cojones que me salgan membranas interdigitales.

Entonces nos recorrimos todo el pueblo hasta encontrar un hostal. El hostal. No se parecía ni en el forro a las lujosas galerías londinenses que le daban nombre… pero serviría. La mujer que lo regentaba parecía la señorita Rottenmayer, de sobrios modales y vestido negro abotonado hasta la barbilla.

 

 Ah, también con nombre de coña. Hostal de 4ª categoría que nos pareció un hotel de lujo

 -¿Piedra, papel o tijera?-pero no nos siguió el rollito así que descartamos preguntarle algo que nos había atormentado siempre: ¿Por qué la abuela de Pedro tardó 273 capítulos en morirse cuando lo llevaba diciendo desde el segundo?

-18 euros. ?O dieciocho mil hubiéramos pagado, caso de que nos los hubieran pedido y caso de que no fuéramos más pobres que Tarzán, en cuyo caso…¡basta! Estábamos delirando. El calor nos debía haber ablandado las meninges más todavía. El establecimiento era más mugriento que el de León. Estaba cochambroso y sistemáticamente destartalado.

Un servidor ante la mismísima señorita Rottenmayer

M: Ya ves tú qué problema.

R: Decía Groucho que “la felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna.”

M: Pues nosotros somos mucho más modestos: la felicidad hoy es un pequeño y asqueroso hostalucho de mala muerte, con una cama pequeña, con pequeñas cucarachas.

Cuanto nos desnudamos en la ¿habitación? comprobamos que teníamos los pies ensangrentados por las ampollas. Tras una merecidísima ducha de media hora en un baño de película de terror rodamos como pudimos hasta el supermercado. Necesitábamos comprar algo de comida. El asegurata nos apuntó con su pistola hasta que recogimos todas las piezas del lego que éramos y que se estaba desmontando. Luego pasamos por la farmacia para restañar las heridas aunque nos dijeron que para cirugía mayor tendríamos que dirigirnos al hospital de la comarca. Nunca supimos ni cómo llegamos hasta allí pues carecíamos de tracción bípeda. Finalmente preguntamos por dónde tendríamos que salir al día siguiente, de madrugada hacia Oviedo.

-¿Peregrino? Ve a la librería y pregunta por Olegario. -Entonces, cual aventura gráfica inconclusa buscamos la librería donde ese tipo nos daría la llave del tesoro. Por supuesto, y gracias a San Murphy Apostol, el establecimiento se encontraba al otro lado del pueblo; cada centímetro nos costaba la vida rebasarlo.

-¿Olegario?-preguntamos en un hilo de voz. 

 El cabronazo de Murphy nunca falla

 Mientras iban a buscarle Mon seguía planteándose los grandes misterios del universo:

M: Si un gato cae siempre de pie y una tostada con mantequilla cae siempre por el lado en que está untada ¿qué pasaría si le atas a un gato en la espalda una tostada con la mantequilla hacia arriba y luego lo tiras al aire?

R: ¿Y eso se te ha ocurrido a ti solito.

M: No, lo leí en internet.

Entonces apareció un tipo de unos 60 años, muy simpático. Le advertimos que no fuera muy enérgico al saludarnos si no quería volver con tres brazos a casa, que a ver cómo le explicaba eso a su mujer. Estrechó nuestra mano casi sin rozarla y dijo:

-Joder, estás para el desguace. Ven, que te invito a un café con betadine. -Sin tiempo de defendernos nos llevó cual viejecita hasta El bar del pueblo. Allí nos relató una aventura fabulosa de cómo él y otros lugareños se hicieron el Camino desde allí hacía 20 años, un invierno que todo lo cubrió con dos metros de nieve. Finalmente nos indicó el camino hacia el Camino y nosotros le endilgamos como pudimos una tarjeta de las nuestras, pues nos pesaba un montón.

Fue ya en el hostal cuando lo comprendimos todo ¡¡¡Claro!!! El señor de la cara cuarteada, la mujer ciega, las abejas asesinas, la señorita Rottenmeyer, Olegario, y todos los animalitos del bosque que me encontré…¡eran del Show…! (que salga la ciega en 5,4,3,2…1) Todos trabajaban para el Gran Hermano… Mañana mismo desenmascararemos a todos esos cabrones… Una frase de Olegario nos rondaba entre nebulosas, que ni entendíamos, ni procesábamos…

-”Ayer mismo pasaron por aquí otros dos como tú…”

 Habiendo envejecido 60 años por la dura jornada,… nos dormimos entre nebulosas paranoides. Mañana sería otro día. 

<<<CAPÍTULO ANTERIOR (3)                               CAPÍTULO SIGUIENTE (5) >>>>>
Safe Creative #1401170001504
PLEASE, SE BUEN@ Y ¡¡¡DÉJAME UN COMENTARIO!!! GRACIAS.

CAUSA SOLIDARIA 4

 Héroes. Para mí ellos son los de verdad (No Batman, Hulk o Los Vengadores, ni siquiera Súper López ;-) ). SIEMPRE al pie del cañón. Si hay una organización maravillosamente eficaz y que se bate el cobre aquí, allá y acullá esa es la Cruz Roja / Media Luna Roja. Tuve el honor de pertenecer una temporada a dicha ONG, aunque me temo que con minúsculas pues no fui de mucha utilidad. El balance: donar sangre con ellos bastantes veces, regalarles una de mis novelas para alguna de sus sedes y donar los humildes beneficios de la venta de otra de ellas durante un espacio de tiempo. Ah, y algunas donaciones también moleculosas y puntuales ante catástrofes a las que ellos daban cobertura para intentar poner cierto orden en medio del caos. Todo lo que diga bueno de ellos, pecará de quedarse corto así que para terminar me ciño a algo concreto que me llamó la atención: cuando asistí al breve curso/charla de ingreso el ponente se centró una parte de él en informar sobre los incisivos mecanismos de auditorias para exprimir hasta el último céntimo que reciben + evitar fraudes. Espectacular y, supongo, enfocado a desmontar autoexcusas de algunos, animar a todos.

En fin, que en medio de la jungla del siglo XXI, del todo pa’mí y pa’lasaca, de la devaluación de valores, del pensamiento único orwelliano… la mera existencia de ONGs como esta me devuelven (a bit) la fe en el ser humano.  Mientras haya gente que vaya contracorriente que se pone cosas en la cabeza para hacer reír a un niño con leucemia…¡¡hay esperanza!! ¿He dicho con leucemia? Ya menos, la risa le está CURANDO ;-)

Mar 142014
 

¿Qué no has leído primeros capítulos? ¿Cómo osas? Pincha: (0) (1) (2) , y que no se entere nadie. 

 <<CAPÍTULO ANTERIOR (2)                             CAPÍTULO SIGUIENTE (4) >>>>

En el capítulo anterior dejamos a nuestros anti héroes Ray(Racional) y Mon(Emocional) al borde de convertirse en comida para gatos, durante la noche, en un hostal de 9ª categoría de Leon, a cargo de una banda de mafiosos del Este del Este. 
 

…Mon ya levitaba a diez centímetros sobre la cama.

M: Ommmmh.

Mientras, Ray se duchó con su esponja fungicida y desparasitante homologada por la NASA, raspándose con ella cada cm2 de piel once veces. En el proceso tomó muestras y las introdujo en pequeños frascos etiquetados. Luego se enfundó sus guantes NBQ (Anti-Nuclear-Bacteriológico-Químico) y aplicó su mascarilla de aguacate para el cutis, protegiéndose los ojos, eso sí, con las rodajas de pepino reglamentarias. Finalmente, esperó que la mezcla macerara. Nuevas muestras, ahora del guacamole; con su espectógrafo de masas verificó su dureza:

R: Vale, como una piedra. La plasta inmunda esta ya no mancha. Lo que hay que sufrir para estar siempre bello - Acto seguido -¡Por fin!- Ray se soltaría la melena, al desprenderse de sus rulos: su terso cabello cayó sobre los hombros.- ¡Porque yo lo valgo, qué narices!

Aunque en seguida se ruborizó por hacer algo tan temerario. Por último se enfundó una bata de guata descolorida de Mon, cenó algo rápido y se metió también en la cama junto a su lado emocional, que ya roncaba en varios idiomas, pero con los subtítulos desactivados. -¡Dios mío, qué pintas debemos tener! Bueno así, si nos atacan los mafiosos, nuestro aspecto les desconcertará y quedarán neutralizados.

Casi de forma automática, Ray también dobló y se fue a soñar con su compañero de cerebro. Bueno, aquello fue una pesadilla…

 

Sr Naranja de la peli Reservoir Dogs de Tarantino, disparando a RAY-MON, que va pintado de aguacate, camiseta de Queen, pelo suelto y bata de guata, mientras el niño de El Resplandor flipa con la escena en su propio pasillo, a bordo de su inadecuado triciclo para un niño de casi 14, que ya tendría casi estar montando en otras cosas.

 

M: ¡Buff! ¿Qué mal rollo, ¿no? ¿Qué hora es?

R: Las 4:07:26 a.m. Dicen que durante todo el rodaje de Reservoir Dogs, el director Quentin Tarantino hizo que estuviera presente un médico para asegurarse que la cantidad de sangre del Sr. Naranja fuera creíble.

M: Por eso, los metros cúbicos de la pesadilla han sido increíbles, porque allí no había verificador hemoglobínico ni na de na.

En algo más de dos horas empezaría el baile. Amanecería en el día D. La hora H de salida sería las 6:30. La gilipollez G sería perdernos el primer día y aquí, los sherpas, lo haríamos…¡¡tres veces!! Pero vayamos por orden.

M: ¿Y qué hacemos a estas horas? No sé tú, pero yo ando más desvelado que el burro de Juan Valdés.

R: ¿El del anuncio de café? Pues será porque el bicho mordisquee las alforjas cargadas de grano.

M: Eres un lince. Anda, pásame la guía que compramos por 7 € en la Casa de los Enemigos del Camino de Santiago de Tragacete. Quiero echarle un vistazo. ¡Ajá!: Se confirma: 1ª Etapa de 36 kilómetros, León-La Pola de Gordón.

R: ¿No me digas? No pierdas el tiempo, ya la tengo requeteestudiada. Nuestra ruta comenzará al lado del Parador de León, cruzando el río Bernesga, donde al parecer está la primera vieira incrustada en la pared.

 

Tal y como Mon veía la Ilustración de portada de nuestra Guía del Camino. ¿Por qué no sospechó nada?

 

M: Así que las conchas de ese molusco tan rico marcan, cual migas de Pulgarcito, el camino del Camino. -Entonces Mon recordó que él no había cenado- ¡Ummh!, vieiras gratinadas al Albariño, con su cebollita, con su jamoncito, con su pimentón y con su pan rallado doradito por encima, ummh, ¡queeé riiiiicooooo! y entonces Ray le llamó al orden, desintegrando cruelmente y al instante la fantasía gastronómica de su otra mitad. Luego proclamó:

R: Mon, me temo muy mucho que esta guía la ha escrito un sádico, probablemente descendiente remoto del famoso Marqués…

M: …de Sade? Al parecer le ponía que le torturaran, el autoflagelo y toda perversión que incluyera la mortificación física, como a otros les ponen los tamagotchis (Bueno, ¿a quien no?) o Maradona, como a un amigo, cuando llevaba el peinado ese afro. Mmmh, no me extraña.

R: Ese mismito, Sade.

M: Macho…, entonces…, como nosotros hemos comprado dicha guía y no somos masocas…, semos…-Mon no sabía como explicárselo a Ray sin herir su sensibilidad- …ello implica algo que ya dijo Frasier, el psiquiatra de Seattle de la serie de TV: nosotros muy probablemente seamos descendientes remotos de un avispado que dijo “Anda, mira qué caballo de madera tan grande y bonito. Vamos a dejarle pasar”.

 

Es que el caballito molaba un montón. En el Camino de Santiago iba a arder Troya…

A la dere, el psiquiatra televisivo Fraisier en su consulta radiofónica.

 

R: Sí, lo admito: nos la han metido doblada, sin anestesia. No me hagas sentir más imbécil de lo que ya me siento por no reparar que la guía es una p.m.

Entonces fuimos al baño hacer un pis y nos entró un escalofrío cuando nos cruzamos con nosotros mismos en el espejo. Cuando finalmente pudimos despegarnos del viscoso lavabo, vimos una llamada perdida en el móvil: la noche anterior unos amigos nos habían dado un toque para ver cómo íbamos.

 

 

Nos sentimos entonces a más años-luz de la civilización que los bichos azules de Avatar. Luego nos dimos cuenta que hubiera sido un error hacer el Camino acompañados por una cuestión de concepto. Dicha intuición se fue transformando en certeza en los días y semanas sucesivas. Tras consultar a los mejores expertos del mundo en lucha grecorromana y en cría de nutria japonesa lo confirmaríamos: El Camino hay que afrontarlo solo.

 

Bellas imágenes de dos mujeres hostiándose, eso sí, teniendo en cuenta las enseñanzas de los sabios de las escuelas griega y latina en todo momento. Magnífico ejemplar de la nutria japonesa tomadas por un aficionado y que tampoco tiene nada que ver con toda esta historia.

 Tras el contundente siestoncio del mediodía y luego la pesadilla de madrugada, todavía no nos había vuelto a entrar sueño. Entonces decidimos ver un poco la TV, el mejor somnífero de todos los tiempos; cinco minutos bastaron. Y sí, nuestra suite imperial disponía de una Telefunken de hacía 60 años. En la caja tonta descubrimos algunas cosas cruciales: Deshuesar un pollo de dos tajos y trocearlo ante las cámaras de televisión es incompatible con el cargo de primer ministro; al menos en Bangkok. Zapeamos con el dedo gordo del pie y vimos a otro político largando un discurso, “más inverosímil que Laura Ingells anunciando el Predictor”. Una oyente de esa tertulia afirmó que la verdadera solución del problema del tabaquismo sería poner en las cajetillas de cigarrillos, nada de metástasis horribles, no, sino directamente la foto de algún político concreto: estaba convencida que millones de personas dejarían de fumar automáticamente. Por último comprobamos que unos pescadores rusos habían capturado un extraterrestre y luego se lo habían comido. Confiamos que al menos se lo hubieran cocinado a la vizcaína y con guarnición de patatas panaderas o algo digno.

Apagamos bruscamente el aparato demoniaco antes de que nos entraran ganas de cortarnos las venas en vertical o en oblicuo. En casi un mes viviríamos tan a gusto sin apenas ración de rayos catódicos. Y sí, se puede sobrevivir sin. El resto de la noche, como vaticinó Ray, fue toledana. Sentimos a los de la banda de mafiosos del Este trastear toda la noche arrastrando los muertos por el pasillo o algo macilento, pero lo asumimos como algo normal.

 

Ray-Mon Cooper, ante el peligro.  ¿Habría Grace Kelly en nuestra película?

 (RAY: Como mucho Gracita Morales)

 

M: No es lo mismo el tipo que acuchilla y pule el suelo que suelo pulirme tipos acuchillándolos.

R: Quizás tengan que hacer con ellos un poco de tetris para que cojan en los habitáculos…,

M: …desapareciendo estos cada vez que formen una fila.

Y esa fue la última gilipollez del día porque, de repente, viajamos en el tiempo hasta las 6:01 de la mañana: nos habíamos quedado dormidos y en ese momento sonaba la alarma.

M: The moment !! ¡Al ataquerrrlll!

Entonces nos pusimos gayumbos (o gallumbos, a ver si la RAE se pronuncia, leñe), shorts, calcetines gruesos, lentillas finas y nuestra camiseta-talismán de Queen. Por último nos ajustamos nuestros super-botoncios como para que escalar el Himalaya pareciera una tontuna. Finalmente, nos enchufamos la enorme mochila-solución habitacional. La aventura ahora comenzaba de verdad. Nos dimos cuenta de ello en cuanto abandonamos el hostal de media estrella…

R:…y a los descuartizadores compulsivos que allí trapichean, que los muy tontos nos han dejado escapar.

M: Tanta corrupción les atrofia el cerebro.

Inmersos ya en el relente mañanero y reubicados enfrente del Parador y ¡¡vimos nuestra primera viera!! ¡¡Qué ilusión!!

 

 En la vida real no había flechas amarillas sobreimpresionadas.

 

Desde el primer momento empezamos a darle cera, pues nos sentíamos fuertes y preparados para todo (ja ja); una vez en marcha no queríamos que nada ni nadie nos detuviese, como sugiere la canción del genio de Freddy y sus secuaces Don’t stop me now.

M: Del señor Mercury cuentan las leyendas urbanas que una vez le ingresaron…, primero escuché que con 100 cc. de semen en el estómago… No sé…: ¿tendría sed y no habría Bailey’s a mano?

R: ¿100 c.c.?…Pues terminaron hablando de varios metros cúbicos y piscinas. Ya sabes qué mala es la gente. ¿Y a santo de qué viene esto?

M: No, por la canción de Queen que no se nos va de la cabeza, y que me he acordado. ¡Es fabulosa! Bueno, como todo lo que paría FM.

R: En principio espero que no nos suceda nada similar a lo del amigo Freddy durante nuestra epopeya.

M: Donde esté el almax, que además te quita el ardor del Albariño…

El Camino de Santiago es, entre otras cosas, una cura de humildad; pronto nos chocaríamos contra la realidad de bruces. Antes de comenzar a perdernos le pedimos a un señor despistado que nos hiciera la foto en plan Geyper-Man. Para los que nacieron más acá de 1.980 un GM era un muñeco de plástico duro de lo más absurdo que siempre iba como un pincel. El muy cabrón era de lo más inexpresivo y, claro, no se le conoce manceba, tipo Barbie, con la que desfogarse o viceversa. Vale, lo confesamos: todavía tenemos el nuestro en la estantería.

 

Foto peripuestos con cabeza de Geyper-Man, escasas horas antes de que perdiéramos toda la dignidad. Terminaríamos arrastrándonos como perros e implorando agua, ayuda y cariño a la gente. Abajo, los accesorios.

 

R: ¡Eh, mira!?gritó Ray tras doblar una esquina? Creo que esos son nuestros primeros peregrinos on-line.

M: La verdad es que esos caminantes no parecen de atrezo, ni soltados por el ayuntamiento. Evolucionaban sobre el tatami de la vida de forma creíble.

R: Sí, hablan entre ellos y se desplazan linealmente portando sus mochilas. Parecen auténticos.

M: Pues me jode que alguien haya madrugado más que nosotros.

Así que no se nos ocurrió otra idea más estúpida que irlos adelantando. Primer GRAN ERROR. En principio parecía lógico: veíamos conchas y peregrinos y los rebasábamos como si aquello fuera un jueguecito de la Playstation; pena no pudiéramos usar armas.

R: Te recuerdo que, ya hace muchos años, decidimos dedicarnos a escribir en vez de a disparar a gente desde las azoteas.

Como decimos le dimos MUCHA caña aunque siempre a velocidades sub-luz. 7-8 Km/h, más-menos. Sobre las 8 de la mañana se nos encendió una lucecita en la cabeza: comenzamos a blasfemar en Lenguas muertas del Mar Muerto y ReMuerto pero, esta vez sí, con subtítulos para que nos pudiera entender todo el mundo. Estábamos a unos 11 kilómetros de León. Recordamos, primero a Michael Douglas en Un día de furia. Entonces Mon protestó:

 

Michael MiHamburguesaNoEsComoLaDeLaFoto Douglas arma la del pulpo

M: ¿Michael Douglas en Un día de furia? Bahh, flojito: esto es mucho peor que en un burger te den una ídem aplastada que no se parezca nada a la de la foto de muestra o que no sea tu día. No.

Tras el toque de atención de nuestra mitad emocional nos centramos en Al Pacino, en una escena del El precio del poder, y que se ajustaba un poco más a lo que sentíamos: una pulsión irrefrenable de armar allí la de Cristo… ¿pero contra quien? ¿Contra Freddy por cantar “Love of my life” sin camiseta? De nuevo las armas de fuego y la sangre, con lo pacífico que somos…los lunes, miércoles y viernes no festivos.

R: Espera, espera, no sigamos andando Mon, que me temo que tus sospechas son las únicas que está bien encaminadas en toda esta historia. Vayamos por partes, que diría Jack el Destripador: No es posible que todavía sigamos adelantando gente. No me cuadra. Además, tenemos el solete a la espalda.

M: Como con lo de solete supongo que no te refieres a mí, a tu derecha y no a la espalda, creo que hemos metido la pata hasta el corvejón.

 

Al Pacino argumentando socráticamente en Scarface. Él hace de Platón y su sub-fusil de asalto de Sócrates, cargándose hasta el tato.

Entonces lo confirmamos: la gran cagada se había consumado. En nuestra defensa sólo podemos esgrimir que ninguno de los dos lo sabíamos… Más tarde averiguaríamos que el Camino Primitivo nace en León (si atendemos históricamente a las crónicas del rey Alfonso II) ¡… o en Oviedo si le hacemos caso a Alfonsito IX! El problema es que la devaluada vertiente francesa también pasa por esa ciudad, es decir, que se cruza con el comienzo del Primitivo original.

M: …¡Total…!

R: Pues que nos dirigimos al oeste en vez de al norte. Dicen que los taxistas londinenses tienen el hipocampo, responsable de la orientación, más grande de lo normal…

M: …Por esa regla de tres, esa parte de nuestro cerebro debe ser más insignificante que la legaña de un piojo. Mierda.

R: Además, no podemos “hacer trasquilón” pues un océano de (¿hipo?)campos vallados nos lo impide.

M: O sea que tenemos que regresar totalmente humillados a León y volver a comenzar.

R: Resetear la aventura: Ctrol+Alt+Supr.? Entre incipientes sollozos y con el rostro desencajado Mon replicó:

M:…perdona, es que estoy buscando mi autoestima de la Fosa de las Marianas, a 11.000 metros de profundidad, con un batiscafo de James Cameron. Pero solo veo peces abisales horribles.

 

-Buenas noches: ¿Ha visto usted mi autoestima por estos lares?

-No, lo siento, es que la noche abisal me confunde. Acabo de pedirle a una mera de infarto su móvil y me ha contestado que, si tengo huevas, suba a tierra y se lo pida a una cordera.

 

R: Reconozco que ahora mismo siento que nuestro puto hámster tiene más o menos el coeficiente intelectual de Stephen Hawking. Comparado con nosotros.

M: Y a nuestro lado es capaz de resolver con un hemisferio cerebral atado a la espalda problemas cosmológicos de los chungos.

A los 36 kilómetros de la ruta tendríamos que añadir los 22 que haríamos en balde. Entonces, lejos de sulfurarnos, sulfatarnos, carboxilizarnos, galvanizarnos o escabecharnos extrajimos de la nada nuestro espíritu Ommmmh y respiramos hondo cinco veces. Acto seguido nos flagelamos con dos auto-hostias bien dadas. Luego ingerimos una pastilla imaginaria que nos hizo tomar finalmente lo sucedido con deportividad nirvánica.

 

Fantásticos comprimidos altamente recomendables en el trabajo, con la familia, con los amigos de compromiso y demás situaciones estresantes. 

 

Para no volver a reperdernos, de lo que éramos perfectamente capaces, teníamos que preguntar a algún lugareño. Vimos en la lejanía a un agricultor anchote, enfundado en un chubasquero amarillo, con una boca tan grande como el monstruo de las galletas de Barrio Sésamo. Cuando llegamos a su posición forcejeaba con una señora que quería echarle un sobre certificado para Ponferrada. Tras zafarse de ella nos quitaría de la cabeza cualquier posibilidad de atajo. Mientras hablaba y como un preciso neurocirujano, se extraía de la nariz mocos con los que luego generaba en un momentico bellas figuritas poliédricas. Oye, los cubiletes de Llanes de Ibarrola… una tontería. Finalmente sentenció:

-Hasta León todavía te queda un trecho de cojones-y repitió (¿o fue el eco de los valles?) -pero de cojones, ¿eh? -Muy bien, así que estábamos completamente perdidos en medio de la nada. El caso es que volvimos con las orejas gachas a la city, cruzándonos con miles de peregrinos que se preguntarían…”¿por qué coño vuelve este zumbado? ¿Estará firmando best sellers algún telebasuriento en el Corte Inglés?”

R: Son ahora las 9:30 de la mañana y, como Bill Murray en Atrapado en el Tiempo, se vuelve a repetir nuestra historia.

No podía permitirnos, como Bill Murray, vivir por toda la eternidad  en el Día de la Marmota.

 

M: Tenemos que salir de ese bucle espacio temporal: que angustia, que claustrofobia. Puto Día de la Marmota.

Miramos entonces al marcador: Camino de Santiago 1- Ray/Mon 0. Ese mismo día nos colarían todavía uno por la escuadra y otro bajo las piernas.

R: ¿Pero qué dices, si lo nuestro no es er furbo? ¿Qué metáfora es esa?

M: Vale, pues ahora mismo te endoso una cita John Lennon y me quedo tan pancho: “La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”. Ale.

Antes de que se escondiera el sol una anciana ciega nos salvaría en un pueblo fantasma, el 112 entraría en alerta porque un hombre con orejas se encontraría más perdido que Wally en los montes leoneses, nos quedaría más secos que la momia de Amenofis IV comiéndose la última rebanada del pan Bimbo, uy…si eso ya es del siguiente capítulo. En fin, obviamente nada de lo sucedido estaba previsto en nuestros planes, ni en los de John Lennon que, hasta donde sabemos, nunca se hizo el Camino de Santiago; ni solo ni abrazado a Yoko Ono. Eso significa que tenía perfectamente previsto hacerlo. Ilógica descartesiana.

¿Empezaría ahora la aventura de verdad de la buena?

<<CAPÍTULO ANTERIOR (2)                               CAPÍTULO SIGUIENTE (4) >>>>
Safe Creative #1401170001504

 ¿SERÍAS TAN AMABLE DE DEJARNOS UN COMENTARIO? AUNQUE SEA PA’CRITICÁ

CAUSA SOLIDARIA 3

 Un buen día íbamos andando por la calle y, de lejos, divisamos una chica -como diría Ray- su estructura ósea, formas en general y configuración facial se aproximaba mucho a los cánones de perfección griegos. Mon, obviamente, lo hubiera dicho de otro modo digamos, menos elegante. La moza en cuestión y ante nuestra más absoluta sorpresa se dirigió a nosotros. No dábamos crédito.  Comenzó a hablar pero las tres neuronas que tenemos no alcanzaban más que para intentar procesar lo que era, y a duras penas. De hecho y con el audio desactivado sólo pudimos acertar a decir la famosa cita: “¡Disculpa! Es que lo que eres me impide escuchar lo que dices.” 

 El caso que, al margen de nuestras querencias, fascinación por la perfección, filias y fobias el  luego supimos que lo que decía ese ser humano tenía sentido, y mucho: trabajaba para la agencia de refugiados de la ONU, ACNUR, para los amigos. Desgraciadamente, una consecuencia terrible de las guerras son las migraciones forzosas de familias enteras, huyendo de la muerte. Los niños, evidentemente son los más vulnerables en este terrible trasiego. Por ejemplo, lo que está sucediendo en Siria no tiene nombre y es cierto que hay veces en las que hay que elegir entre empatizar demasiado y ser, por lo tanto, horrorosamente desgraciado y, opción C, pasar olímpicamente, que “la felicidad está muy cara, y bastante tengo con buscar la mía como para preocuparme de toda esa gente con mala suerte, desarrapada, que vive en el quinto carajo”. Pues existe la opción B, que adrede he saltado y consiste en intentar aportar un minúsculo granito de arena para ayudar, para intentar paliar en la medida de lo posible lo que sucede. Digamos sería una opción en la que cambiaríamos de rol en la vida, de meros espectadores con diferentes grados de sensibilidad sobre lo que sucede allá afuera, a actores secundarios. Obviamente se trata, no sólo de una opción ultra personal, sino que muchas personas que desearían adoptar una actitud activa ante las desgracias ajenas…sencillamente no puede. 

En fin, queríamos contar nuestra experiencia personal por si a alguien le puede hacer al menos pensar en ello. Creemos que el altruismo, caso de que se ejerza, debe canalizarse hacia organizaciones de reconocida solvencia moral y profesional. Creemos que ACNUR lo es, pero aunque mañana se descubriera una trama de desvío de fondos solidarios de esta u otra organización ello, difícilmente invalidaría el 100% de su labor.  Desde enero de 2.014 somos socios de ACNUR, aportando una ridiculísima cuota, que es la que nos podemos permitir…y no sabemos por cuánto tiempo. Pero, fíjate, estamos tan orgullosos de ese “virus” solidario que hasta presumimos de ello. Pero sobre todo lo propagamos por la remota posibilidad de que esto fuera contagioso.  ¿Algún voluntario quiere contraer esta peculiar patología?

SIGUE A RAYMOND GALI EN 

Jun 222012
 

El Dios cuántico de Stephen Hawking o como meterse en camisa de once dimensiones 

 
“¿Existe el Infierno/Dios? ¿Resucitaremos después de la muerte? Ah, no olvidemos lo más importante ¿Habrá mujeres allí?” W. Allen
 
La única posibilidad de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá de ellos, hacia lo imposible” Arthur C. Clarke
 
“Creo que Dios podría ser una consecuencia de las leyes físicas del universo, producto de él y no al revés” R. Gali.

El Big-Bang es una consecuencia inevitable de las leyes de la física y no de ninguna mente superior”. Stephen Hawking

Hawking, la ha vuelto a montar. Aunque, tras verle, uno no diría que tiene precisamente aspecto de Hooligan, admitámoslo, le va la marcha. Quizás no le imaginamos sin camisa, con el cuerpo lleno de tatuajes, dándose de hostias contra los que las reparten consagradas. O sí (ver abajo). Ciencia VS Dios. Bueno, pues lo ha vuelto a hacer. A mí, aunque sea un broncas, me cae bien. Entre otras cosas porque tras desvelar algunos de los más fabulosos enigmas de la física avanzada confiesa (coincidiendo con su setenta cumpleaños) que para él las mujeres son un completo misterio. Sin embargo, nunca desaprovecho ocasión para meterme un poco con él. Me siento autorizado a hacerlo porque lo hago siempre desde la admiración por su intelecto y espíritu de lucha y desde el cariño. Además, es protagonista de un microrrelato mío, le cito en varios artículos, es también un personaje de mi novela Hypatia y la eternidad. Me gusta meterme con Hawking porque, ¡qué narices!, el jodío es precisamente lo que busca, el cuerpo a cuerpo; bueno, en su caso el cerebro a cerebro, ahí, a liarse cabezazos intelectuales con todo el mundo.

A la izquierda Stephen Hawking, antes de dejar de tomar Pharmaton, arreándole un mandoble al Arzobispo de Canterbury, antes de redimirse y comenzar a tomar Lexatín por palés.

Inmersos todos en la vorágine diaria pocos momentos nos restan para pensar en cosas trascendentes. Temas de gran calado intelectual, como…” ¿qué le podría echar a la salsa de los macarrones para darle vidilla…?”…nos abducen, secuestran nuestro intelecto, nos agilipollan, en una palabra. Y el problema es que van pasando las semanas, meses y años y nuestra gran preocupación mundanal de hoy sigue siendo ese enorme lamparón que se nos quedó impreso en nuestra camisa favorita (puede que de la salsa experimental de aquellos macarrones). Entonces, ¿llegará algún día en el que nos podremos sentar con tranquilidad y pensar en dos asuntos que, sobre el papel, podrían tener cierto interés?:

1-¿Existe Dios o un Ente ‘Superior’? Y si existe, ¿creó el universo? (Ummh). Por el contrario, ¿fue listo y en realidad surgió cuando estuvo todo terminadito y de ese modo se ahorró el trabajo y los marrones? Me refiero, por ejemplo, a marrones como pagar la seguridad social a todos los curritos que hubiera tenido a su cargo, caso de tener que fabricar el Cosmos.

2-¿Qué narices pasa con nosotros cuando morimos? ¿Somos más solubles en el universo que una cucharadita de Cola-Cao instantáneo en la leche? ¿Por el contrario, algo de lo que fuimos en vida permanece indemne, aunque sea una brizna de nuestros recuerdos (especialmente el políticamente incorrecto chiste del Titanic[1])?. Esta segunda cuestión no se aborda en el libro de Hawking pero si en otro…, que es en verdad del que he venido aquí a hablar…

La noche de bodas, Hawking aparcó la física cuántica y comenzó a aprender de física una ‘cuantica’, como diría un maño.

Hoy, aquí y ahora les animo a que se sienten y piensen conmigo, para empezar (y disimular un poco) en el último libro de Stephen Hawking, El Gran Diseño. Tras su asombroso final, el científico de Oxford deja al lector con cara de besugo, hilando, “flipao”, estrujándose las meninges. Y hablo de asombroso final porque mi admirado y desvencijado físico siempre se ha declarado ateo recalcitrante, casi militante y… Bueno, me estoy adelantado, que se me van los dedos y no es plan. Como dijo Jack el Destripador, vamos por partes (también decía que la belleza está en el interior): Por un lado, el bueno de Albertito Einstein sostenía que “el hombre encuentra a Dios detrás de cada puerta que la Ciencia logra abrir”. Por otro lado, Stephenito Hawking, en un ejercicio de honestidad admirable, admite en este libro que es prácticamente imposible que existamos (y que nos estemos planteando estas preguntas, cuya respuesta no viene en la última página, al revés, como en el cuadernillo de crucigramas).

Cuando surgen estos debates (Ciencia VS Religión/Dios) me sorprende la vehemencia con la que cada una de las partes defiende su postura. Por ejemplo: aunque a mí me gustara más cocinar el cordero con vino blanco yo no me iría a laminar a los supuestos adversarios, que incluso se manifestaran apoyando que el cordero se cocina sólo con agua y sal. Desde la utopía de un mundo libre parece coherente abogar por que cada uno cocine el cordero como le de la gana: que no lo lo coma, que vaya si quiere a ver el Silencio de los corderos, o pregunte, como los humoristas Faemino y Cansado, si la pata de cordero es cordero; o si le trasplantaron médula de cordero aproveche esa ventaja de que le vibre la voz en las notas agudas y gane Operación Triunfo edición 9214; o que haga o deje de hacer lo que quiera con los putos corderos, salvo exterminarlos, pues están riquísimos con o sin patatas panaderas. (Y no, las losetas térmicas del transbordador espacial son de cerámica no de cordero.)

Albertito Einsten, partiéndose la caja y el eje tras publicar “Zur Elektrodynamik bewegter Körper” (Teoría de la Relatividad Especial), pues ya sólo con leer en alemán el nombre de su propio artículo le daba la risa floja. Según algunos…: “que “pa’qué tanta comedura de tarro teniendo a Marilyn Monroe rondándome, que el vivo al hoyo y el muerto al bollo”.

Y, en esta línea, y aunque esto parezca el concurso de obviedades del doctor House, que cada uno crea o deje de creer en lo que le dé la gana y que, algunos no estén todo el día obsesionados con imponer sus tesis y desacreditar a los que creen (o a los que no), QUE RESPETE LAS OPINIONES DEL PRÓJIMO. Qué cansino, qué pereza, que obsesión por figurar en la fotografía que hay junto a la definición de “intolerancia” del diccionario de los Simpson. Si esto es una consecuencia de la Revolución Industrial y la obtención de mayor tiempo libre de la sociedad quizás alguien, a finales del XIX, tenía que haber jodido los telares de Manchester con un pedrolo del 12. Para mucha gente el universo, la vida, es como una película de Charles Chaplin, tragicómica y en blanco y negro. En mi humilde opinión podría aceptar la primera parte, pero no la segunda. Existe un Pantone gigante con infinitos colores y matices. Ejemplo que nos ocupa: O religiones malas malísimas y científicos buenos buenísimos o al revés. Toma ya. Las neuronas dan para más, de verdad.

La religión es un sistema de gestión de Dios en la Tierra construido por los hombres, que son falibles. Y como engranajes falibles dentro de una maquinaria creada por el Hombre, a veces hacen que el sistema también pueda ser falible (a veces, demasiado falible). Ello no desarbola en absoluto su monumental labor (en el caso de algunas religiones), ayudando a los desfavorecidos y de paso ahorrándoles al estado un porrón de millones al año. Por cierto, hay una tercera vía que, hasta donde yo sé, anda poco transitada: se puede no comulgar nada o del todo con ninguna religión y sí creer en que existe uno o más Seres Superiores, creer en Dios. ¿Comorrl? Es compatible, de verdad. A mi humilde entender, mucha gente identifica religión y Dios; ¡meeeec! Para mí eso es un error. Son dos conceptos íntimamente relacionados pero distintos. Luego trataré de explicarme, en concreto a los que lie para leer este artículo hasta el final.

“Yo he venido aquí a hablar de mi libro” Excusa un poco sofisticada para hablar de mi novela. Busca las siete diferencias.

Me da la sensación que a veces se habla del libro de Hawking y Mloninow –El gran diseño- sin haberlo leído, ni en diagonal. Pero también ha habido gente que sí, que lo devoró de pe a pa, gente inteligente que ha dicho cosas inteligentes (o no) y que repasaré a continuación y que les obligará por unos momentos dejar de pensar en mocos, cenas y en el Leroy & Merlin.

 

TESIS NEUTRAL Y/O PRO RELIGIÓN/DIOS

 (o que manifiesta un error de planteamiento en el libro)

TESIS PRO CIENCIA Y/O ANTI RELIGIOSA

O ANTI DIOS CREADOR

“Un buen científico afirma lo que puede probar pero no puede negar lo que no es capaz de probar…Nadie puede probar su inexistencia por tanto, …, la ausencia de evidencia, no es evidencia de la ausencia.”Científico católico  “El Big-Bang es una consecuencia inevitable de las leyes de la física y no de ninguna mente superior”. Stephen Hawking, ciéntifico.
“Es como si, por aplicar a la Pietà o a Las Meninas todos los más avanzados instrumentos que poseen las modernas ciencias …, consiguiéramos localizar y atrapar dentro de la escultura o del lienzo a…. Miguel Ángel y a… Velázquez. El autor no está encerrado dentro de su obra como la última muñeca de una matrioska.”Catedrático Pedro-Juan Viladrich “El pensamiento científico ha ido ganando el espacio ocupado por el dogmático y …, mediante la experimentación y la prueba científica se ha visto que la solución de determinados problemas no es la que mantenía el pensamiento dogmático sino otra bien diferente… El pensamiento científico tiene todas las de ganar”.Eduardo Punset, escritor y divulgador científico.
“La falsa pregunta que Hawking y Mlodinow inventan es si la ciencia puede o no obviar la existencia de Dios. Es una pregunta falsa porque la ciencia, por definición, se ocupa de lo físico y la existencia de Dios se encuadra en el territorio de lo metafísico”. Científico, escritor y profesor Juan José Cadenas “El darwinismo expulsó a Dios de la biología, pero en la física persistió la incertidumbre. Ahora, sin embargo, Hawking le ha asestado el golpe de gracia” Richard Dawkins, biólogo autor del libro “El Espejismo de Dios”
“En la fe, las matemáticas no entran ni podrán demostrar nunca nada. El concepto de Dios está fuera de la ciencia”.Manuel de león, matemático, investigador del CSIC “Venimos de la nada. De un universo que lo contenía todo, y que se crea a sí mismo continuamente, sin la intervención de un Dios. Y la filosofía ha muerto.” Winston Manrique, en El País, Citando el libro de Hawking
“La física por sí sola no resolverá la cuestión de por qué existe algo en lugar de nada”, Arzobispo de Canterbury, Rowan Williams “…Creo importante no distraer a la gente en cuanto a que el problema no es Dios, sino las religiones.” Manuel Lozano en el diario Público
La ciencia trata de explicar y la religión, interpretar. A la Biblia no le interesa cómo se creó el Universo. La ciencia desarticula las cosas para ver cómo funcionan. La religión las junta para ver qué significan. Son dos empresas intelectuales distintas. Incluso ocupan diferentes hemisferios del cerebro”.Rabino jefe de Canterbury, Jonathan Sacks
“La ciencia ha surgido allí donde la creencia en la racionalidad del universo basada en la libre creación divina se había asentado en la cultura y había moldeado el pensamiento y espoleado el deseo de saber cómo había hecho Dios el mundo… Casi todos los grandes científicos han sido estimulados por su fe a desarrollar la ciencia”.Enrique Moros. Profesor de Metafísica de la Universidad de Navarra

 

No lo veo yo a Hawking subiendo a tope su procesador de voz para dejar como una tapia al Papa, ni a este empujando su silla de ruedas escaleras abajo. Haya paz, por favor.

Creo que el mérito del libro de Hawking consiste en que (aunque no lo reconozca, ni torturándole con telebasura) bordea las fronteras de la ciencia, planta sus pies fuera, incluso mea (con perdón) fuera del tiesto a ver qué pasa. Si tomamos al pie de la letra la cita inicial de este artículo del escritor Arthur C Clarke, quizás nadie como el físico más famoso del mundo (Hawking) y otro físico pero también un escritor de guiones de ciencia-ficción (Mloninow) para aventurarse en lo imposible; éste desbocado con su imaginación,  el primero templando con la razón, como el mito platónico. Sin embargo, tras esa valiente epopeya su conclusión final peca, a mi humildísimo entender, de ultra-conservadora: “no existe Dios, ale, palabra de Hawking y no hay más que hablar, porque lo digo yo”, “pero…”, “pero nada, habla chucho que no te escucho, lalalalalalalala…”.Pero para seguir reconociéndole los méritos, y como decía antes, a mí me parece que el tío es valiente: admite que es (casi) imposible que existamos: “Parece que nuestro universo y sus leyes han sido diseñados con exquisita precisión para permitir nuestra existencia”(“¡cachis!, ¿y ahora cómo salgo de esta…?”). Somos el fruto de un cúmulo de casualidades concatenadas, propiedades físicas y sus condiciones combinadas de forma exacta. Gracias a esa ¿cadena de casualidades? estamos aquí, decimos tonterías e intentamos pagar menos a Hacienda. Este hecho no puede calificarse de otro modo que de milagro (que existamos, no sortear a Hacienda).

Zona habitable estelar, que tiene que cumplir una serie de requisitos muy concretos: colegios, zonas verdes, ambulatorios, tiendas de todo a un ‘loquesea’ y, sobre todo, muchos, muchos centros comerciales con multicines 3D en los que proyecten películas triviales que eviten que la gente piense en cosas profundas.

 Pero el concepto de milagro cotiza a la baja en el índice Nasdaq de los científicos, bueno, en realidad ni cotiza. Hawking lo apellida “aparente” y así empieza a intentar salvar los muebles. Entonces, agárrense: para “razonar” dicho milagro mi admirado Stephen urde la más fabulosa explicación de las imaginables. Dicha explicación nos deja en bragas (con perdón) a todos los escritores de ciencia-ficción de todos los tiempos, devaluándonos a la categoría de funcionarios rusos bineurónicos booleanos (“Censurado” ó ”A Siberia”).

Desplegando sobre el teatro de operaciones sus ejércitos cuánticos, con dos (batallones), afirma que existimos porque hay la hueva (con perdón) de universos paralelos, así como 10500, que es un número incluso más grande que todas las horas sumadas que dedican a la semana las televisiones a poner “furbo”. En cada uno de esos 10500 universos y un cuarto, tendrían diferentes leyes físicas de manera que justo y casualmente vivimos en el que dichas condiciones son favorables para que existamos.“El concepto de multiuniverso puede explicar el ajuste fino de las leyes de la física sin necesidad de un Creador benévolo que hiciera el universo para nuestro provecho”, suelta, y se queda tan ancho. Ale, ya está. He de decir, que no seré yo el que discuta la existencia de todos esos universos, pobre de mí, que todavía hay callejuelas de mi propio pueblo que ni conozco.

Para orientarte en 100 elevado a 500 universos necesitas la última versión de Google Maps, la guía Michelín, la guía Michelón y, ante todo, encomendarte a San Pancracio.

A ver, querido, sin dudar de tu teoría te pregunto: ¿no crees que dicha explicación es mucho más fabulosa todavía que incluso la de la existencia de un Dios Creador (que no digo que yo suscriba exactamente esta última tesis)?  Quizás alguien debería escribir otro libro que postulara que “nuestro universo es el fruto de las leyes de la física sin la existencia de un Multiuniverso creador”; merecería la pena aunque sólo fuera por fastidiar a Hawking. U otro que concluyera “Que nuestro universo es fruto de las leyes de la física, o no, sin la existencia de un Stephen Hawking que pontifique sobre cosas indemostrables para vender libros como churros”. Si las tesis de Stephenito prosperaran, no duden que surgiría un Movimiento Ateo-Multiuniverso que quemaría los Templos Multiuniversales y retirara los símbolos de los colegios en los que se impartiera la Religión Multiuniversal. Y lo harían quizás porque los sacerdotes multiuniversales les hostiaron con la regla de niños, o a sus padres, o porque levantaron las faldas a su compañera de pupitre y les castigaron durante una semana en las mazmorras de otro multiuniverso en el que no hay ti@s maciz@s sino que todas l@s mujeres/hombres bell@s se han metamorfoseado en camioneros salidos de 55 años de Cuenca, y la gente, por lo tanto, y ante tan patético panorama, se reproduce por esporas. Lo malo (o lo bueno) del multiuniverso es que, como decía Borges de los griegos, codifica todas las situaciones humanas posibles.

En el multiuniverso hawkingniano existe uno en el que un Hawking creyente  irredento (por ejemplo) escribe un libro que se llame “El gran diseño de Dios” que contradiga a “El gran diseño…” a secas, de este universo. Incluso otro en el que existan infinitos puentes entre esos universos y la gente juegue liguillas de pádel los fines de semana uno contra uno mismo pero de otro universo, de todas las formas imaginables, por ejemplo jugar un dobles contra otros dos ‘yos’ en el que cada uno cocina mientras juega paella, cocido, fabada y tortillas de patatas, respectivamente, en unos hornillos portátiles muy prácticos, con ruedas, concebidos para ese uso. O a lo mejor este es justo el universo que algún lector tiene la paciencia, la generosidad y el espíritu humanitario de haber llegado hasta aquí leyendo y no me va a torturar luego con spam como represalia. Lo que ya no creo que haya entre los 10500 universos uno en el que pase esto último y además el susodicho compre mi novela en Amazon, pues un 10 seguido de 500 ceros, no son tantos. Ahora otro poquito en serio: creo que hawking cae en su propia trampa ¿Por qué no en uno de esos multiuniversos podría existir un Dios creador, o un  Dios “hijo de la eternidad”?

TO BE CONTINUED… (o no ;-) )


[1]  Se está hundiendo el Titanic, y a las primeras de cambio salta el capitán a una de las barcas salvavidas.

-¡Pero capitán! ¿Qué hace? Todavía quedan muchas mujeres y niños en cubierta. –grita el segundo de a bordo desde el barco-

-Si hombre, ¡para follar estoy yo ahora!

Jun 292011
 

CUANDO MANEJEMOS LA REALIDAD CON EL PENSAMIENTO: ¿MAGIA O, SIMPLEMENTE, TELEQUINESIA BIÓNICA?

Noticia Futurista: ‘Telequinesia biónica o electroquinesis: realidad cotidiana’
.

Biochip implantado para amplificar las ondas electromagnéticas cerebrales

Mucho antes que los sapientísimos hijos de la Élade descifraran la realidad desmadejando sus hilos, muchísimo antes que a Pericles le diera tiempo a decir en el ágora ateniense ‘este Partenón es mío’, pero que mucho antes, hubo un océano de tiempo inenarrable durante el cual 800.000 generaciones humanas soñaron, amaron y murieron. En la garganta de Olduvai, Tanzania, se hallaron restos de herramientas construidas por homínidos hace 2,5 millones de años, magnitud descomunal más propia de estrellas que de hombres. Esa garganta se erige como una orográfica metáfora del abismo que nos separa que aquellos Homo Habilis que jamás contemplarían un Rembrandt o leerían a Neruda. Salvada esa fisura de la eternidad nos encontramos en el ayer, en términos geológicos, al Fidias de la Edad de Piedra, que esculpió a la denominada “Venus de Willendorf”, aproximadamente doscientos siglos antes que el de verdad desnudara el marfil para extraer de él la estatua criselefantina de Zeus en Olimpia, una de las 7 Maravillas del Mundo Antiguo.

‘Venus de Willendorf’, de 20.000 años de antigüedad

El artista prehistórico talló la que se considera primera escultura conocida, aunque no sabemos si se enamoró de ella, cual Pigmalión del paleolítico superior. Hace tan solo una horas-seguimos hablando en tiempos cosmogónicos-un Miguel Ángel Buonarroti cántabro y solutrense de hace veinte mil años engalanó las cuevas de Altamira porque le pareció más edificante que las actividades cinegéticas que tenían programadas sus congéneres esa temporada. Cinco mil años después, uno o varios magdalenienses y manieristas sin saberlo, remataron el pétreo lienzo sin necesidad de quedar inmortalizados, más por sus huellas digitales, como los abajofirmantes de su obra. Por más que se exprimió con posterioridad el Carbono 14, éste nos informó del cuándo, pero jamás del quién. Cautivos en las mazmorras de la Edad que les tocó vivir no tuvieron, al menos, que lidiar con el papa Julio II, por asuntos pecuniarios o artísticos como le tocó al auténtico Michelangelo. Hace cinco minutos los egipcios construyeron las pirámides, se erigió Stonehenge, obras que liliputizan todo lo anterior y casi todo lo posterior. La Edad de Bronce, entre cielos procelosos y libélulas gigantes, introdujo un salto cuantitativo en la interacción del Hombre con la materia. Todos aquellos hombre y mujeres anónimos usaron sus manos para sobrevivir en sus insignificantes vidas y para sobrevivir al tiempo, creando…

Stonehenge, monumento megalítico de la Edad de Bronce

Hemos precisado esos cinco minutos, la Edad del Hierro, chinos, egipcios, persas, griegos, romanos, bizantinos, carolingios, un sinfín de tribulaciones y revoluciones islámicas, francesas e industriales, para llegar finalmente a la Era Internet y a esta Edad del Silencio que se nos presenta, para que el salto también sea cualitativo. Manejar objetos y/o máquinas con nuestros pensamientos abre ante nosotros un universo de posibilidades inconcebible. En absurdo ejercicio de clasificación diré que cabe, quizá, una dicotomía en dichas posibilidades que es también la que ha caracterizado a nuestros ancestros: Lo pragmático y lo creativo, conceptos ni por asomo excluyentes. Manejar la realidad con nuestros pensamientos yergue ante nosotros un mundo nuevo y edificante, invisible e intangible, ubicuo y quizá omnímodo, de cuya correcta gestión depende nuestra supervivencia como especie. Sobre el papel la nueva herramienta elimina estadios intermedios en nuestra interacción con el universo, conectando directamente nuestras neuronas, y por lo tanto a nosotros, con la acción, suprimiendo el burdo y abrupto lenguaje y el más tosco todavía ejercicio físico de nuestras queridas extremidades. ¿Se nos atrofiarán éstas por falta de uso?

Nina Kulagina, mujer rusa nacida en 1.926 que, presuntamente, poseía poderes telequinéticos

Evidentemente y a corto plazo (la vida de un individuo) algo tendremos que hacer para ejercitarlas, cuando se generalice la telequinesia biónica. A largo, se habrá de tener especial cuidado con las comunidades endogénicas durante generaciones, como las de los colonos del Sistema Solar. Dinamizar es verbo que queda muy corto para expresar el concepto: En el arte el salto probablemente sea cuántico además de cualitativo. Que el creador pueda desplegar su virtuosismo dibujando, esculpiendo, componiendo o escribiendo directamente con sus sentimientos abrirá al mundo los universos más remotos y fabulosos que se encuentren en los pliegues más profundos de nuestro yo. Respecto de la otra vertiente, la práctica, sí que en este caso en las antípodas, en el manejo de la realidad no permitirá veleidades, no estará autorizado los funanbulismos mentales, las acrobacias sinápticas quedarán proscritas; a los irresolutos, a los desequilibrados, se les vedará la nueva posibilidad tecnológica por el peligro que encierre hacer realidad los pensamientos de modo ipso-facto.

‘La caja de Pandora’ (1.896), del pintor inglés John William Waterhouse

Se ha abierto una Caja de Pandora cuyo contenido desconocemos. Los técnicos aseguran que la nueva tecnología es segura, nos venden sus bondades, defienden su funcionamiento para cualquier persona y bajo cualquier circunstancia. Tengo mis serias reservas al respecto. Nadie comprende, por ejemplo como codifica la información el hipocampo cerebral aunque los “genios” se han limitado a imitar su comportamiento. Primero deberemos evolucionar y aprender nuevos patrones mentales. Un duro y complejo entrenamiento, vamos. Quien asegure que controla sus pensamientos al ciento por ciento que tire la primera piedra, pero con sus manos. Todavía no tengo implementado el biochip y ya añoro a nuestros ancestros que se manejaron siempre con ellas.

.

(c), 2006 Ramón Galí. Artículo original cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times
.

Safe Creative #1103160018607

.

MÁS EN  PINCHANDO AQUÍ

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

May 272011
 
UCRONÍA: ÓSCAR WILDE Y LOS 266 KELVIN

Noticia Futurista: ‘Resucitan’ al primer ser humano, criogenizado hace veintidós años


Ucronía: Primavera londinense de 1890. El mítico escritor dublinés patina sobre un lago de hielo de Hyde Park, inmortalizado por Monet dos décadas antes. El piso blanco se resquebraja inclemente a su paso cuando se cerciora de que no habrá testigos del “geniocidio”. ”Para probar la realidad hay que verla en la cuerda floja; cuando las verdades se vuelven acróbatas es que podemos juzgarlas” quizá es el último pensamiento del genial autor. La descarnada realidad de la muerte sobrevenida penetra en él cuando la pesadilla remota del funanbulista que cae del cable la convierte en verdad incontrovertible. El óleo de su colega galo no cambia, no se modifica merced a arcana nigromancia procedente del inframundo; en la pintura, los afables viandantes del parque no corren prestos al escuchar sus alaridos de ayuda, que le igualan por única vez al resto de los mortales, puesto el cuarto Jinete del Apocalipsis es miope y no distingue intelectos ni oropeles cuando le toca enarbolar la guadaña. Dorian Gray muere dentro de su mente antes que su pluma le dé la vida. El bucólico cuadro del impresionista no muta, ni las sombras de color malva, ni los edificios victorianos al fondo, ni el cielo de plomo descarga su ira, furibundo por la pérdida. Pero algo sí cambia…¡la historia! El cuerpo ya inanimado desciende lentamente hasta el fondo del lago, por el lastre de sus bolsillos o por el peso invencible de su brillantez, que hasta neutralizada actúa inconscientemente en su dirección. El hielo en superficie restaña sus heridas, Óscar Wilde es dado por desaparecido, la historia registra su deceso, los vivos acusan un hueco imposible de rellenar…

Claude Monet, Hyde Park Londres, 1.890

… Pero un inusual frío glaciar irrumpe brusco procedente del Mar del Norte, pidiendo a gritos su protagonismo en esta ucronía, con Eolo soplando haces helados, con Poseidón embraveciendo las aguas que finalmente decide congelar. Al cabo de unos días un bloque abrupto emerge a la superficie en medio del deshielo. Se trata del bloque del que Michelangelo confesó al Papa Alejandro VI, “No creo que haya nadie capaz de esculpir algo en este trozo de piedra mal hecho” y del que luego extrajo su “David”. Pero este difiere del de el cinquecento florentino que ya poseía en su interior un adonis esculpido, pero no físico sino mental, no en mármol sino recortado en el hielo. Y como diría el propio escritor ”en la feroz lucha por la existencia queremos tener algo duradero…” por lo que sin comprender ni porqué ni para qué afamados científicos de finales del XIX deciden conservar así al mago del ingenio, en sus groseros laboratorios, pero con la tecnología suficiente como mantener constante la temperatura de un enorme bloque helado con un arquitecto de las sutilezas dentro. Y generaciones visitan al celebérrimo escritor hibernado, y se horrorizan de su único fotograma con rictus indecoroso, que se ha convertido en una obra de arte en sí mismo, fundiendo en un sólo concepto objeto y sujeto, haciendo terriblemente literal su máxima “todo arte es a la vez superficie y símbolo”. Y el vodevil se prolonga mucho más de un siglo, hasta que a un sabio o un loco se le enciende en su cabecita la llama que derretirá el hielo y resucita al hombre, hacedor de sinfonías semánticas, muñidor de epigramas jamás concebidos. Y quizá, emulando la rana denominada Sylvática, canadiense y experta en el arte de la criogenia, que da conferencias al respecto en los Mundos Exteriores, el autor universal nos sorprende a propios extraños con la arquitectura bioquímica con la que ha sido obsequiado a su cerebro; quizás su lengua viperina y sulfurosa en su primera vida así como sus ventosidades dialécticas, la dulzura en potencia que reside en sus neuronas para diseñar descripciones irrepetibles, la embriaguez sublime de su mente actúan como dimetil sulfóxido, glucosa modificada y glicerol o sustancias criopresenvantes que obran el milagro.

Rana Sylvatica

Y entonces Óscar Wilde vuelve de la muerte, en pleno siglo XXI, para dar más guerra que la pionera en estas lides, el crack viviente recién sacado de la sección de congelados, Juliana de Oosterhout. Y vaya si da guerra en esta época de Huida de las Musas, en la que la creatividad es cogida con dos dedos por la sociedad, como la mortaja de un leproso. Y para empezar la fiesta suelta su célebre “el verdadero misterio del universo es lo visible, no lo invisible”, y cientos de miles de astrónomos dejan de buscar la materia oscura que le confiere coherencia gravitacional al universo y se prejubilan en Benidorm. Y después escribe con más de siglo y medio de retraso su melodrama del hombre que jamás envejeció, pero adaptado a los nuevos tiempos, con un lord Henry que se comunica con él por impulsos cuánticos y digitales en vez de por telegramas, y una sociedad realmente decadente en cuanto a valores que hace idílica la que en mente pretendía criticar en su primera existencia. Y este Óscar Wilde resucitado se ríe de todos nosotros, más chulo que nadie y henchido de sí mismo, con un centelleo luciferino en su mirada, al ordenar esculpir su propia lápida, 1854-1890 2051-?, con doble fecha y único epitafio: ”Aquí yace gloriosamente sobre el polvo el hombre que vivió dos vidas, pero que necesitaría mil para condensar la intensidad de la efímera de una libélula, de ese hilo azul, de una amapola, de ese suspiro rojo”.

Y entonces el genio recién llegado de la Inglaterra victoriana adelanta a todos los hombres y mujeres de su nueva época, ralentizando sus plumas con la vertiginosidad de la suya, devaluando sus egos a meras notas a pie de página, sorteando sus sonrisas vitriólicas llenas de unos y ceros sobre los que se apoyan como muletas sus cerebros cyber-atrofiados. Y entonces renace también Jonathan Swift, pero sólo lo que dura su cita, para decir con voz campanuda y gesto sereno: “Cuando en el mundo aparece un verdadero genio, puede identificársele por este signo: todos los necios se conjuran contra él” Y entonces, precisamente esos necios le matan, claro, otra vez, la definitiva. Y su lápida se queda par con cuatro fechas que dejan boquiabiertos a los estudiantes de la historia futura y los que caminan por el cementerio, y la humanidad no se puede permitir perderle por segunda vez pero se lo permite, porque su memoria es de pez de tres segundos y a otra cosa mariposa, y porque sólo la letra pesa en la volátil existencia humana, aunque todos los trillones de letras reunidas también algún día se convertirán en polvo, cuando ese simpático asteroide decida borrarlas de un plumazo y entonces ya nada importe, ni siquiera si otrora fuimos fieles a nosotros mismos, amamos o no con intensidad o si mantuvimos nuestros triglicéridos a raya.

Dorian Gray

Óscar Wilde dijo “Borrar el pasado puede hacerse. No es sino cosa de olvidar, de lamentar y de retractarse.” Pero lo que no se puede evitar es el futuro” Este futuro inevitable nos suministra la posibilidad de criogenizarnos, de padecer glaciaciones de bolsillo, que alarguen y/o mejoren nuestras vidas… sobre el papel. Antes de sumergirnos en esa Odisea helada calibremos sus consecuencia para que, como diría el maestro, cuando concluyamos que traerá consecuencias nefastas decidamos hacerlo igualmente.

.

(c), 2006 Ramón Galí. Artículo original cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times
.

.

Safe Creative #1103160018607

MÁS EN  PINCHANDO AQUÍ

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Apr 262011
 

OTROS SERES CON QUIEN DEBATIR SOBRE LO HUMANO Y LO DIVINO   

RELACIONADOS:
NOTICIA: Probado con éxito el primer traductor de “lenguaje delfinido”
a través de un ordenador cuántico conectado a un sintetizador.
ENTREVISTA: Tweety y Omerón

Tweety y Omerón, simpáticos cetáceos de la subespecie ‘bottlenose’

Reserva Chulung, Taiwan, 26 de Julio de 2055

A mediados del siglo XIX el descomunal Charles Robert Darwin enfatizó la importancia capital de la comunicación en la supervivencia animal. El vínculo de su categórica afirmación con la celebérrima Teoría de la Selección Natural está servido y ambas se amalgaman de forma taxativa; ¿sobreviven los especimenes con mayor capacidad comunicativa? Es evidente que la información es un factor más para asegurarse la supervivencia. Si un elefante es capaz de avisar a los suyos pateando el suelo, de modo que las ondas sísmicas que genera se transmiten a kilómetros de distancia, advierten al resto de la manada de los cazadores furtivos; tan singular medio para comunicarse les habrá salvado la vida.

A mediados del siglo XX la especie humana comenzó a fabricar máquinas inteligentes, inventando paralelamente la forma de comunicarse con ellas. La revolución informática cambió el mundo y nos hizo evolucionar, no a nivel individual, sino como especie. Paradójicamente la evolución genética darviniana, aunque el pobre Charles no tuviera ni idea de lo que es un cromosoma, se ralentizó con dicha revolución, siendo las máquinas las que “se batieran el cobre” por nosotros en los medios hostiles. Nada de membranas interdigitales o plumas para “optimizarnos” en medios acuáticos o aéreos. Y las máquinas se fueron acercando en silencio a nuestra inteligencia hasta que HALL 9000 nos advirtió desde la ficción que tuviéramos cuidado con ellas, que el hacha tecnológica tenía dos filos.

A mediados del siglo XXI los humanos nos encontramos con un nuevo animalito del bosque, con quien debatir si existe vida en otros mundos, si la materia se condensaba antes del Big-Bang en una cucharilla de café o sopera, si Dios usa tal o cual marca de crema hidratante. Los delfines han aparecido en escena, aunque siempre estuvieron entre bastidores. Un traductor tecnológico ha sido el valedor del milagro. Los cetáceos “bottlenose” nuestros nuevos interlocutores. El bosque de nuestras vidas va ampliando su población y a las ardillitas (robots inteligentes) debemos de añadir los pececitos del riachuelo con quien, como en las fábulas infantiles, podremos charlotear sobre temas diversos.

Lo ocurrido en la reserva marina de Taiwan implica un punto de inflexión importancia cósmica. Por primera vez en la historia nos estamos comunicando con otra especie inteligente, terrestre para desdicha del millón de radiotelescopios que apuntan a las estrellas. Hoy están tristes aunque no deberían: de los delfines aprenderemos muchas cosas y, entre ellas, nuevos esquemas de inteligencia que nos allanarán el camino para comunicarnos con formas de vida extraterrestres, cuando llegue el momento.

El fantasma de Charles Darwin ha emergido de su tumba de piedra y gravita inquieto por la abadía de Westminster, pulula nervioso entre las columnas góticas porque sabe que estamos ante una oportunidad histórica: Comunicarnos con los delfines nos permitirá evolucionar como especie. A las dos. ¿Por qué presiento que, contradiciendo las apariencias, ellos tendrán mucho más que enseñarnos que nosotros?

.

(c), 2006 Ramón Galí. Artículo original cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times
.
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN  PINCHANDO AQUÍ

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Mar 292011
 

ENTREVISTA A UN ROBOT UN INTELIGENTE: “ES USTED UN ELECTRODOMÉSTICO DE LO MÁS REPELENTE”     

RELACIONADOS:
NOTICIA:EL GIGANTE INFORMÁTICO CLAYMSTROM CORPORATION SACA
AL MERCADO EL PRIMER ROBOT HUMANIFORME INTELIGENTE
ARTÍCULO1: NUEVOS COMPAÑEROS DE SINGLADURA
ARTÍCULO2: DOS ETERNIDADES DE OSCURIDAD...

Leeds, Inglaterra, UE , 9 de Abril de 2.051

Hace frío en Leeds, Inglaterra. El aerotaxi nos deja en la verja de una especie de villa victoriana, al noroeste de la ciudad; la enorme casa solariega es propiedad de la Claymstrom Corporation y está ubicada a escasos kilómetros de su cuartel general. Habríamos tardado poco más si el trayecto desde el espaciopuerto lo llegamos a cubrir por tierra; la ciudad industrial del condado metropolitano de Yorkshire Occidental es sinónimo de comunicaciones, paradigma de la intersección, encrucijada de caminos como una Constantinopla
del siglo XXI. Más allá de la villa contemplamos que se extienden campos agrícolas hasta donde alcanza la vista. ¿Es Leeds, con su corazón dividido entre industrial y agrario, metáfora del personaje al que vamos a entrevistar, entre artificial y natural? ¿O él es la metáfora? No hace falta que nos detecte el sensor; un hombre delgado, debajo de un amplio sombrero de paja, vaqueros y jersey de lana color marfil, sale a nuestro encuentro y nos abre la puerta. Una curiosidad: Nos han advertido que debemos evitar que nos pise. Su engañoso y estilizado aspecto oculta sus más de cien kilogramos de peso.

-Buenas tardes, señorita Guinizelli-Comenta mirándome. Luego, sin apartar sus pupilas de mí infiere: ¿O prefiere que la llame Violeta?-Nuestro anfitrión posee una entonación perfecta y voz firme, aunque rasgada, quizás entre barítono y el legendario Rod Stewart. No es ni guapo ni feo, ni todo lo contrario, aunque sí de rasgos equilibrados; en cualquier caso y al igual que en la rueda de prensa, nos ha desarmado con sus modales exquisitos.

-Violeta, por favor, antes pizpireta, ahora provoleta, porque todavía no le he dado la mano y ya me he derretido, cual queso fundido. Alguien de la redacción tenía que venir y gané yo.-Entonces nos la tiende y notamos algo que, estúpidamente, nos produce una pequeña decepción: su textura, su rugosidad y elasticidad es idéntica a la de un ser humano pero no así su temperatura; es tan gélida como el entorno. Él se da cuenta de nuestro respingo, sonríe y nos hace pasar a la casa. El café que nos prepara está hirviendo, como para compensar.

TFSabemos qué es consciente de la trascendencia de esta entrevista.-Decidimos llamarle de “usted”: nos sentimos de esa manera más cómodos al pensar así que entrevistamos a “alguien”.-Gracias por su tiempo, señor Copérnico.

COPÉRNICO: Estoy encantado de estar con ustedes. Adjetiva con la palabra “trascendente”, por lo insólito, supongo. Julio Cortazar escribía cuentos impregnados de dicha característica en los que el tiempo se detenía, la acción se ralentizaba. Nosotros disponemos de todo el que precisen, como en los relatos del autor argentino, durante el cual podrán hacer del detalle más nimio categoría, de la categoría microcosmos, si lo quieren. Hoy no miremos el reloj, si les parece, dividiéndolo absurdamente en fracciones, ilusamente más asibles que el todo sin desbravar.

TF: De acuerdo. No pongamos más límites que las necesidades biológicas de mi compañero y de mí. Por cierto, cuando nos acercábamos aquí, al ver la dualidad que encierra Leeds, pensamos…

COPÉRNICO:…prefiero que me llamen “metáfora” a “electrodoméstico”, se lo aseguro…-Comenta en un golpe de efecto que nos sorprende. Su capacidad de deducción lógica está bien engrasada, sin duda.-Pero, puestos a elegir me inclino más a que me confundan con un electrodoméstico a que lo hagan con un humano, contradiciendo así lo que reza mi aspecto. No soy un ser humano y no tengo vocación de impostor. Ustedes me crearon a su imagen y semejanza, nada más.-Tras la bíblica frase vuelve a sonreírnos: imposible saber lo que piensa. Siglos de psicología hoy no nos valen de nada, salvo que lo que tengamos delante sea mentalmente un reflejo de sus creadores, extremo que nos acaba de negar. Decidimos entonces actuar por instinto y olvidarnos de las preguntas escritas. En peores nos hemos visto…bueno, no, pero nos hacemos la ilusión.

FT: ¿Por qué, entonces, forma humana? ¿Por qué usted no es una enorme esfera con doce tentáculos? Y ya puestos, ¿por qué no se halla ese agudo cerebro dentro de unas curvas de mujer?

COPÉRNICO: Bien. Por orden: Los seres humanos han amoldado el Mundo a su antropometría. Esa taza que sostiene tiene un asa cuya abertura máxima es de 5,5 centímetros, que le permite a cualquier persona normal asirla cómodamente con dos o tres dedos. Puedo manejar todo tipo de herramientas o tocar el piano, ponerme una camisa talla standard o subir/bajar los mismos peldaños que ustedes. Una esfera enorme no pasa por las puertas ni estaría bien vista, caso de poder entrar, en una biblioteca pública o en un avión. Se trata de que posea un aspecto que, al tiempo, me sea lo más útil posible para cumplir mi misión y éste no represente una amenaza psicológica a los que me rodean. Si un extraterrestre quisiera camuflarse entre nosotros, al tiempo que acceder hasta el último rincón de su civilización, calzaría zapatos y se peinaría por la mañana. En segundo lugar le diré que el hecho que parezca un hombre no tiene la mínima connotación sexista: La Claymstrom Corporation decidió aleatoriamente, al azar, el “sexo” de la primera unidad de mi serie. En primicia le diré que mi “hermana” Gabriela X estará lista para mediados de Diciembre.

TF: ¿Gabriela? ¿Es por la Nóbel chilena Gabriela Mistral? Cuando dice lista, preparada, entendemos que su “software” necesita un periodo de aprendizaje, según nos informó la neuropsiquiatra de la compañía, Kumi Kaioto. ¿Cuánto tiempo necesito su cerebro para aprender que el mar moja, a distinguir entre los tres “Armstrongs” más célebres, a mover su centro de gravedad los días de viento o a dorar la píldora a una mujer? ¿Existieron Copernico I, II,…hasta llegar a usted?

COPÉRNICO: Es usted fémina versada y astuta, Violeta. Descartó al instante a Gabriela de Saboya, antigua reina de España, por pertenecer al ámbito político y no científico-cultural. Sí, mi compañera llevará el seudónimo de la poetisa y diplomática austral.-Nos contesta dorándonos la píldora, demostrándonos así su fino sentido del humor.-Respecto a mi aprendizaje le aseguro que fue largo. Sí existieron esas versiones pero sólo cautivas dentro de un ordenador, no como entes físicos. Cada salto numérico representó otro cualitativo a nivel intelectual. Desde que tengo conciencia del yo han transcurrido, quince años, tres meses y doce días pero, al parecer, desde que se concibieron mis matrices neuronales/cuánticas, ocho años más…

TF:…lo primero suena a condena. Condenado a existir y tener conciencia de ello.

COPÉRNICO: En absoluto. Le aseguro que estoy encantado. Lo que pasa que, por aquel entonces, mis fundamentos intelectuales era muy rudimentarios, mi mente equivalente a la de un escarabajo pelotero lobotomizado

TF:…pues damos fe que su aprendizaje, aunque lento, ha sido efectivo y de artrópodo psicocapado ha pasado usted a parecer el Hanibbal Lecter de las máquinas, pero en bueno. Además, no le veo yo rodando bolas de excremento por este salón tan bonito; le veo dotado de funciones para objetivos más elevados.-Entonces, en un nuevo golpe de efecto, Copérnico X se levanta del sillón en silencio y se sienta detrás de un enorme piano de cola que preside su salón. Acto seguido nos dedica un fragmento de una pieza de enorme belleza con claros tintes románticos. El bioandroide, tras la demostración, vuelve a su puesto y nos sonríe…-Le advierto que si lo ha hecho para impresionarnos…¡lo ha conseguido! ¿Franz Liszt? ¿Joseph Haydn?

COPÉRNICO: Casi. Quinteto en la mayor para piano, opus 114, de Franz Schubert. No quiero que crea que soy pretencioso, simplemente le muestro algunas de mis capacidades: Órdenes de arriba-matiza como para terminar de justificarse- Antes citó a Lecter ¿Se refiere al asesino caníbal cinematográfico considerado el más inteligente de la historia del celuloide? Ja ja ja. Puestos a parecer H/Anibal, sinceramente prefiero al general cartaginés; más épico, gran estratega y menos maquiavélico…

TF:Como que no le veo, al igual que detrás de una bolita de caca, en las guerras púnicas, detrás de Escipión. Bueno, tras el paréntesis hilarante pasemos a asuntos más pragmáticos: Descríbame un día cualquiera de su “vida”, si es tan amable.

COPÉRNICO: Vaya, con lo que me estaba divirtiendo, ja ja ja. Broma. Le contesto: Mis jornadas jamás se repiten pero le haré un popurrí de las de la semana pasada, por ejemplo, fusionándolas en uno sola, para que sus lectores se puedan hacer una idea muy aproximada. Mi actividad diurna comienza a las 3:00 a.m, aunque curiosamente no haya salido el sol. A esa hora leo mi correo con el plan del día que me propone la Compañía. Escriba “leo” entre comillas, si es tan amable. Casi siempre tengo que viajar para impartir una conferencia o tengo entrevistas como esta, aunque no siempre tan agradables, por supuesto…

TF: Por supuesto.

COPÉRNICO: Antes de partir en el aeromóvil que me envía la compañía hasta el espaciopuerto, normalmente dispongo de dos horas que dedico a prepararme mis visitas, imprimir documentos si es preciso, analizar memorandums, etcetera y, por otro lado, disponer mi ropa y adecentar la casa. En ese tiempo a veces tengo alguna videollamada, normalmente de la Claymstrom, donde me matizan el planning si es necesario. Uso los trayectos para seguir aprendiendo, por un lado cultura humana…

TF:..en el más amplio sentido de la expresión, suponemos…

COPÉRNICO: Supone bien: En el más amplísimo sentido. Esta mañana repasaba la cría de camellos, desde el siglo IV antes de Cristo, en la actual Dubai, y sus repercusiones socio-económicas… y si me resta tiempo, después de la entrevista, practicaré sobre pergamino letras capitales, de la época merovingia, con motivos zoomorfos.

TF: Que divertido…

COPÉRNICO: Pues para mí lo es. Me reconforta asimilar conocimiento, aunque lo que no tiene precio es interrelacionarlo. Le decía que, además de los datos culturales, puros y duros, estudio las costumbres humanas, su psicología, su interacción con sus semejantes y con el medio. Ahí sí que las posibilidades matemáticas se disparan. Son ustedes fascinantes.

TF: Gracias, por el cumplido genérico. Comprobamos que en ese campo también es un buen alumno. Siga contándome “su” día.

COPÉRNICO: En los trayectos y en mis encuentros en Universidades y colegios, instituciones y organismos oficiales, hoteles, congresos, etcétera, paso casi todo el día. A veces paso la noche fuera, aunque le reconozco que ello no me agrada demasiado. Cuando vuelvo a esta casa, la que considero mi hogar, dedico varias horas a realizar tareas de mantenimiento bio-hard-soft. No me pida que les especifique demasiado sobre lo primero, por favor. Lo digo por delicadeza hacia su estomago. Ya me han comentado varias veces que no es muy agradable para ustedes, por ejemplo, mis “tejemanejes” con el colágeno que me recubre.

TF: No se preocupe: Otro día si quiere nos intercambiamos secretos de belleza, depilación y mascarillas de aguacate.

COPÉRNICO: Ah, eso último no me lo sabía, lo de emplear lauráceas para el cuidado higiénico-estético.

TF: No sabe lo que me alegro. ¿Lee usted? ¿Libros, me refiero? Lo digo porque veo que tiene aquí una extensa biblioteca. ¿Es de esas que se compran por metros y colores?

COPÉRNICO: Ja ja ja. No, no son de atrezo. Esos lomos están rellenos de páginas y éstas de palabras, se lo aseguro. Respecto a su pregunta le diré que no suelo leer de forma física, tal y como ustedes entienden el concepto. Tengo un acceso directo y permanente a la Red Universal, nutriéndome copiosamente de ella. Lo que ocurre que, a veces, debo contrastar algún dato y lo hago a la vieja usanza.

TF: Ajá. Hablemos ahora de lo que le diferencia de nosotros. Perdone la tontería pero evidentemente usted ni come ni bebe. ¿Verdad?

COPÉRNICO: Evidentemente. Si me metiera algo en la boca y lo masticara no sabría ni tragarlo…

TF: Pues no sabe lo que se pierde…

COPÉRNICO: Eso me han dicho. Al parecer el dios Omacahtl de la mitología azteca, que simbolizaba el júbilo y el espíritu festivo, permanece todavía muy ligado a su aporte energético y vitamínico diario. Le informo de mi técnica para elegir ese comentario: Iba a usar a Baco ó Dionisio pero, al parecer, las mitologías griega y romana ya están muy trilladas.

TF: Gracias por el dato. ¿Si comiera o bebiera por accidente, saldrían chispas de usted, como en las antiguas películas de ciencia-ficción? De ese modo alguien a quién no le cayera demasiado bien podría usar contra usted un bacalao a la vizcaína y un Ribera del Duero en vez de una pistola o un cuchillo.

COPÉRNICO: Ja ja ja. No: mis creadores ya previeron esa eventualidad y más allá de mi campanilla dispongo de un pequeño compartimiento estanco. Ellos me cuidan, no crea usted. Soy un juguetito muy caro.

TF: ¿Cuán…?

COPÉRNICO: Estoy seguro que usted, Violeta, y sus superiores de la fabulosa revista en la que trabaja, entenderán que me guarde ese dato. Digamos que cuesto más que un aeromóvil de lujo pero menos que el P.I.B de Nigeria. El sueño de la Claymstrom es, precisamente, disminuir mis costes de producción cuando se produzca un aumento en la demanda. El problema es que mi cerebro no puede introducirse en una cadena de producción, al menos de momento. El trabajo, casi artesanal, de mis programadores se asemeja más al de un antiguo orfebre que a cualquier cosa que suene a Revolución Industrial.

TF: Le aseguro que es usted el huevo de Favergé con los ojos más expresivos que he visto nunca. Supongo que tendremos que conformarnos con ese dato tan preciso que me ha dado. ¿Le programaron para captar la ironía? Dígame, al menos, por qué cifra ha firmado la Claymstrom su seguro con la LLoyd’s londinense. ¿Puede usted mentir? Como diría el gran Groucho, conteste primero a la segunda pregunta.

COPÉRNICO: No puedo mentir, explícitamente, salvo si es absolutamente preciso para salvar una vida humana. Así lo expresé en la rueda de prensa de mi presentación. Estoy pensando en mi faceta de mediador en secuestros. Sí, sí puedo captar la ironía o antífrasis, figura retórica usada sabiamente por el novelista Oscar Wilde, entre otros, y por lo que compruebo también por usted.

TF: Veo que mentir no, pero puede omitir la verdad como la segunda cifra que le pido…

COPÉRNICO: Trataba de usar la técnica del olvido, para no tener que negarle información de forma tan reiterada, pero veo que no se le escapa una. No me está permitido tampoco darle ese dato pero se lo cambio por otro dato que no me ha preguntado y que le puede resultar curioso: No tengo sexo y, por lo tanto, no puedo mantener relaciones de esa índole. Esta vez también le voy a explicitar mi técnica que, sin duda ya ha captado gracias a su gran perspicacia: Al parecer, derivar la atención hacia un tema de gran interés, puede ser eficaz en algunos casos…

TF: Derivación arropada, además, de altas dosis de adulación… Cuan frágiles y orgullosos somos los seres humanos. ¿Tan facilotes somos?

COPÉRNICO: Bueno, puede que tenga razón en lo primero, pero tampoco debo mostrarle todas mis cartas, entiéndalo. Respecto a su simplicidad niego categóricamente la mayor. A su lado yo tengo la complejidad que encierra la tecnología que hay en un cubo. Siento, de veras, no poder responder el 100% de sus cuestiones.

TF: No se preocupe, me hago cargo, aunque mi obligación es intentarlo: Me pagan para sonsacarle. Antes citó esa posibilidad de arriesgar su vida negociando con niños malos. ¿Puede sentir algo parecido al miedo?

COPÉRNICO: No. Evidentemente, en mi matriz de instrucciones de bajo nivel residen, bien remarcadas, directrices de autoprotección y conservación. Ello, evidentemente, me podrían conducir a dilemas complejos, aunque tengo claro que debo preservar la vida humana por encima de cualquier disquisición. Le reconozco que me produce cierto alivio ser un modelo comercial de exhibición y espero no verme nunca en la tesitura de, o tener que evitar que una niña se parta una pierna o mi propia destrucción. No obstante, es claro para mí, que tendería a preservar la integridad de la niña.

TF: Preservar la integridad humana y la propia. Se ha saltado la segunda ley robótica de Isaac Asimov: Un robot debe siempre obedecer a un ser humano siempre y cuando esto no entre en conflicto con la primera ley (Jamás dañar a un humano).

COPÉRNICO: Bien, es un tema interesante. No, mis creadores obviaron la segunda ley, y perdone el retruécano, por motivos obvios. No puedo obedecer a los humanos, más los que me crearon, puesto que voy a recorrer el mundo e interactuar con miles de ellos. Imagine el caos que sería, en medio de una conferencia, que un asistente me pidiera que le fuera a comprar un amplificador telepático y otro lo contrario, que siguiera hablando. Admito que el complejo problema con el que me encuentro, a diario, es no dañar a ningún humano…¡psicológicamente! En conseguirlo empleo una fracción importante de mis recursos neuronales/cuánticos.

TF: Aja, complejo. Si le sirve de consuelo, a nosotros nos pasa lo mismo. La verdad es que me ha puesto en bandeja una de las últimas preguntas que tenia preparadas. Hasta ahora he improvisado pero como no le formule esta mi jefe, el señor Galán, me enarcará su ceja de incomodar al personal, como solo él sabe hacer. Habiendo descartado temores genéricos uno muy concreto: ¿Tiene usted, Copérnico X, miedo a la muerte?

COPÉRNICO: Ahora es cuando yo debo decir: “Me alegro que me haga esa pregunta, Violeta”. Me alegro que me haga esa pregunta, Violeta. La respuesta es NO. Cada diez segundos la compañía hace una copia de seguridad de todo mi sistema y reparte, a la velocidad de la luz, dicha información en tres servidores muy distantes entre sí, uno en la Colonias Exteriores, por cierto. Si ahora mismo cayera un misil en esta casa, ellos me reconstruirían, acordándose mi nuevo “yo” hasta de su mención de su jefe, el circunflejo señor Galán. La echaría de menos, eso sí. Lo digo de veras. Me dotaron de esa capacidad.

TF: Es un gran detalle, el suyo. Acaba de echar por tierra la cita de Antonio Machado: “No debemos de temer a la muerte, porque cuando nosotros somos, la muerte no es, y cuando la muerte es, nosotros no somos.” Así, con “backups”, cualquiera. Para terminar una última cuestión y una petición. En la pregunta quizá me delate como organismo XX y es, a nivel genérico, en la misma dirección que la anterior sobre el miedo. ¿Sentimientos?

COPÉRNICO: ¿Alegría? ¿Tristeza? ¿Amor? Me temo que mi respuesta vuelve a ser negativa, señorita Violeta. En mi parte físico-cuántica definitivamente no. En mi parte biológica, cualquier conato, por ejemplo, a nivel de endorfinas, es rápidamente controlado por mi otra mitad. Por definición control es, en algún aspecto, antónimo de sentimiento. Creo que es mejor así. Un robot emocional biónico podría ser un organismo incontrolado y eso, se lo aseguro, tiene muy mala prensa. Como sabe la Claymstrom Corporation es una empresa que reviste carácter mercantil, es decir, que tiene ánimo de lucro y no se lo oculta a nadie. No le niego que en el futuro algún pariente remoto mío lea a William Shakespeare y se sienta totalmente identificado con las pasiones de sus personajes. Pero no ahora.

TF: Bien, bien. No me pregunte por qué pero su respuesta me reconforta. Quizá porque pienso que, al margen que ustedes estén preparados para vivir emocionalmente en esta sociedad, seguro que esta sociedad no está preparada para vivir entre biomáquinas con corazón. Seguro. Bueno…-nos levantamos y estrechamos de nuevo la mano fría de Copérnico-Estoy autorizada para realizarle una proposición deshonesta aunque vertical…

COPÉRNICO: Vaya…ja ja ja.

TF-La publicación en la que trabajo se ha interesado mucho tanto en sus innegables dotes lingüísticas y su elocuencia, así como en su asombrosa capacidad de análisis e interrelación.
Teniendo en cuenta que a usted no le costaría más de 0,6 segundos escribir un artículo del tamaño de esta entrevista, ¿se atrevería Copérnico X a escribir en nuestra revista T
iempos Futuros? Podría aportar una perspectiva de excepción a los acontecimientos científico-tecnológicos de nuestro tiempo. Sería un honor convertirnos en la primera revista que publicara artículos de un no-humano. Entendemos que tendrá que consultarlo a sus creadores y…

COPÉRNICO:…Disculpe que le interrumpa-y mientras nos acompaña a la puerta el bioandroide extrae de un cajón un documento sellado con el blasón de la Compañía, firmado por directora general de la compañía, Soraya Arroyo.-Deduje su petición y hablé ya con ellos. Si fuera tan amable me gustaría que se lo entregara en mano a su jefe, el señor Galán Pozuelo: Son las condiciones de mi contrato. Le adelanto que sería un honor colaborar con ustedes.

TF: Como no tiene la capacidad de ofenderse, con todo el cariño le diré: Es usted un electrodoméstico de lo más repelente.

Copérnico se limita a sonreír en silencio.

.

(c), 2006 Ramón Galí. Artículo original cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times
.
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN  PINCHANDO AQUÍ

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS


Feb 272011
 
Un buen día, los chicos de la revista Tiempos Futuros decidieron clonar a Hypatia de Alejandría. Necesitaban a alguien que le diera “voz” así que contactaron conmigo pensando que al haber escrito
Hypatia y la eternidad, podría hacerlo. Les repliqué que nadie, y mucho menos un humilde servidor,
estaría capacitado para emular a la bella erudita neoplatónica (ni en el tocado griego) y que dicha NeoHypatia concebida por manipulación genética me parecía un concepto un poco herético. De modo
que no me quedó más remedio que …¡aceptar encantado! Lógica (des)cartesiana ;-)
.
NOTA: Julio del año 2.057. El telescopio espacial Drake recibe señales inteligentes de una civilización extraterrestre. El mayor hallazgo de la historia de la humanidad (texto original completo: aquí) y convulsión mundial ante tan histórica noticia. Un clon de Hypatia de Alejandría aporta su particular punto de vista al respecto en el siguiente artículo:
.
.
LOS QUARKS DE LA PRINCESA ANDRÓMEDA: UNA APROXIMACIÓN MITOLÓGICA
.

Perseo, semidiós en la mitología griega, salvó a la princesa Andrómeda de morir en las fauces de un monstruo marino enviado por Poseidón, quinto hijo del dios del tiempo Cronos y la titánide Rea. Después de liberarla de la roca en la que la pintó el ilustrador galo Gustave Doré se casó con ella; la princesa, hija de de los reyes de Etiopía Casiopea y Cefeo, cuya belleza rivalizaba incluso con las hijas del dios del mar, las Nereidas. La belleza de la galaxia espiral de Andrómeda, con un disco estelar de más de 220.000 años-luz, se ha visto multiplicada estos días por el misterio que encierran sus emisiones inteligentes. El planeta Tierra se ha quedado de piedra como si Perseo hubiera bajado de su constelación cercana a Tauro y nos hubiera mostrado a todos la cabeza de la gorgona Medusa.

La Princesa Andrómeda maniatada a una roca, de Gustave Doré

¿Qué mensaje grita Andrómeda en la gran noche celestial? La hermenéutica tarea de descifrarlo a cargo de los científicos y sus compañeros cuánticos se nos antoja de una complejidad mayúscula. Belerofonte, hijo de Poseidón y Niso, mató a la Quimera a lomos de Pegaso, el caballo alado que heredó de Perseo; pero al hacerlo cercenó también la posibilidad de que el monstruo de cabeza leonina, cuerpo cabrito y cola serpentina siguiera ilusionándonos con cazarla y hacerla cautiva. Desvelar el contenido del todavía impenetrable mensaje extraterrestre puede que mate nuestras quimeras de un universo justo, ecuánime, de civilizaciones civilizadas, eclécticas. Quizá nos decepcione su contenido. No lo creo…Andrómeda, la princesa, la galaxia, como antes decía, irradian belleza, quizá en todos los sentidos.

Perseo, a lomos de Belerofonte, a punto de enfrentarse a la Quimera

¿Qué nos hace pensar que el mensaje encierra datos, información pura y dura? Quizá encierre panegíricos a una pléyade de dioses olímpicos que se encuentren más cerca de ellos, o alegorías cosmogónicasde una beldad insuperable. A lo mejor los generadores de axiomas matemáticos nuevos que produzcan nuevas sensaciones, es decir, los artistas alienígenas, usen las ondas de radio como vehículo para transmitir sus obras, como en otro tiempo los terrestres las colgábamos en un lienzo o en la red.Recogiendo el guante que me tiende mi gran amigo NeoLeonardo, quizá nuestros dioses olímpicos sean los mismos que nos envían el radiomensaje, cuyo advenimiento implicaría la primera toma de contacto entre deidades y mortales, desde Homero y Virgilio. Poner en solfa, poner en tela de juicio nuestros conceptos teológicos es asignatura obligatoria de los científicos, aunque la Verdad que conecta ciencia y dios sea unitaria; unitaria aunque nosotros nos empeñemos en disociar con miope terquedad, dibujando dos realidades disjuntas, como la piedra del conocimiento y la montaña de Dios.

Estatua criselenfantina de Zeus, rey de los dioses olímpicos, atribuida a Fidias. Una de las siete maravillas de la Antigüedad.

Pero quizá estemos condenados a ser reyes de Corintio-Sísifos-por toda la eternidad, contumaces en el error.  Para empezar pensamos en domeñar la inteligencia extraterrestre, que ni siquiera la retórica ni la lírica puedan probablemente definir. Dejando la mitología griega al margen un momento (o intentándolo, por lo menos) pero sin navegar demasiado lejos del Mar Egeo nos encontramos con la denominada Paradoja de Fermi: “La creencia común de que el Universo posee numerosas civilizaciones avanzadas tecnológicamente, combinada con nuestras observaciones que sugieren todo lo contrario es paradójica sugiriendo que o bien nuestro conocimiento o nuestras observaciones son defectuosas o incompletas”. ¿Somos los seres humanos la única civilización avanzada en el Universo? Eso es lo que postula el principio antrópico, que el complejo equilibrio para que ser produjera vida inteligente sólo se habría dado, por una colosal casualidad cósmica, en la Tierra. Ahora ya sabemos que no y ¡¡Dios mío!! ¡Qué fácil me lo puso el físico italiano Enrico Fermi para rescatar el mito de la caverna, de mi amado, de mi idolatrado Platón: Sólo gracias al conocimiento discerniremos el mundo de las apariencias del mundo real. Como ven, cautiva de la herencia clásica vago encantada por sus mazmorras, en este viaje de ida y vuelta que, en verdad, no me permite escapar de Ítaca.

El físico italiano Enrico Fermi

La majestuosa galaxia de Andrómeda, de una casi quinta magnitud aparente desde nuestro hogar, ubicada en nuestra semiesfera celeste entre Delta, Pi y Mu Andromedae, nos ha sorprendido a todos, como sorprendió a Perseo la belleza de la Princesa de Etiopía. El gran cúmulo estelar desgrana quarks (sus proporciones), átomos de pitiminí, como Virgilio églogas, que encierran promesas de civilizaciones inteligentes, de mundos de ensueño. No sé si los científicos se dieron cuenta pero el maravilloso descubrimiento nos ha revelado que el dios Cronos unificó todos los tiempos del universo; al menos, el del emisor de la inextricable señal y nosotros, pues los chicos de Andrómeda podrían nacer, vivir y morir en cuestión de picosegundos, o por el contrario, en miles de eones, que nos hicieran totalmente ininteligibles sus señales por vivir existencias a ritmos muy diferentes. Gracias por ello al más joven de los titanes, el hijo de Gea y Urano. Así que por ello interpretamos su sinfonía de quarks, que por su variedad nos desvelan nuestra propia ignorancia eso si, viviendo al mismo ritmo universal que nuestros “hermanos mayores”.

Andrómeda, galaxia situada a 2,5 millones de años-luz de la Tierra

La galaxia de Andrómeda desgrana quarks, que nos harán renunciar a prejuicios, a ideas decimonónicas sobre la concepción del universo, entendiéndolo mejor, amándolo. Si el universo fuera justo debería haber una simetría, una reciprocidad y la hubo, retroactiva, en la mitología humana: La princesa Andrómeda renunció a todo, incluso a su antiguo prometido Agenor, hermano del rey Cefeo de Etiopía. La princesa Andrómeda, más linda que las Nereidas, bellas ninfas de Poseidón, renunció a todo porque amaba a Perseo hasta con el último quark de su bello cuerpo.

NeoHypatia de Alejandría

.
(c), 2010 Ramón Galí. Artículo original cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times
.
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN PINCHANDO AQUÍ

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Jan 282011
 
Un buen día, los chicos de la revista Tiempos Futuros decidieron clonar a Leonardo da Vinci.
Necesitaban a alguien que le diera “voz” así que contactaron conmigo pensando que al haber
escrito La invencible sonrisa de Leonardo, podría hacerlo. Les repliqué que nadie, y mucho
menos un humilde servidor, estaría capacitado para emular al ser humano más inteligente de la
historia de la humanidad (ni en las barbas) y que dicho NeoLeonardo concebido por manipulación
genética me parecía un concepto un poco herético. De modo que no me quedó más remedio que
…¡aceptar encantado! Lógica (des)cartesiana ;-)
NOTA: Julio del año 2.057. El telescopio espacial Drake recibe señales inteligentes de una civilización extraterrestre. El mayor hallazgo de la historia de la humanidad (texto original completo: aquí) y convulsión mundial ante tan histórica noticia. Un clon de Leonardo da Vinci la analiza en el siguiente artículo:
¡UNA PIEDRA DE ROSETTA CÓSMICA, POR FAVOR!: UNA APROXIMACIÓN ANTROPOLÓGICA

Galaxia Andrómeda, situada a 2,3 millones de años-luz de la Tierra

El gran divulgador científico Paul Davis sostenía que la inteligencia, probablemente, es una consecuencia lógica de las leyes de la física y de la química. La astrobiología o exobiología trata de establecer una relación entre el origen del universo y la vida, es decir, entre la cosmogonía y la biología. Tal empresa quizá nos quede grande pero lo que si podemos en comenzar mirando al cosmos, escuchando sus invisibles acordes, que es lo que hemos hecho. Mirar al cosmos es mirar al pasado; vemos las estrellas no como son, sino como eran cuando partió su luz hacia nosotros, por lo que les propongo que hagamos un poco de arqueología galáctica. Mmmh, bueno, empecemos por la terrestre que ya tendremos ocasión de dar ese salto brutalmente cualitativo de forma paulatina: El homo sapiens convivió en Europa durante diez mil años con el hombre de Neandertal. Desde el prisma de este último los encuentros fortuitos con esos “seres superiores” son lo más parecido que nos ha sucedido a los humanos al formidable descubrimiento de inteligencia extraterrestre. La brecha entre nosotros y la civilización que emitió señales, revelando datos íntimos de los quarks, obviamente, es infinitamente mayor que entre nosotros y nuestro robustos pero atolondrados primos cazadores-recolectores. Ninguna noticia científica desde que el hombre empezó a diseñar hachas de cuarzo granulado tiene el calado extraordinario del primer contacto con una civilización avanzada desde la galaxia de Andrómeda: no sé puede comparar con nada de lo sucedido hasta el momento. El paralelismo antropológico, sin embargo, puede servirnos para ilustrar algunos extremos a tener en cuenta ante tan sobrecogedor hallazgo científico; para muchos, el más importante de la Historia Humana.

Los Neandertales convivieron en Europa 10.000 años con el Homo sapiens

Algunas preguntas. Muchas respuestas (especulativas). Varias concomitancias. ¿Desde hace cuanto tiempo lleva la señal extraterrestre emitiéndose? Mínimo, dos millones de años. Máximo, ¿eónes? Quizá la civilización que la emitió se extinguió fagocitada por otra superior o autodestruída, hace cinco o quinientos milenios. Desde el punto de vista lógico eso no es muy probable: las civilizaciones superiores no hacen esas cosas tan feas. Andan demasiado entretenidas en desenmarañar la tramoya de todos los universos posibles e imposibles, descifrando cómo funcionan las ruedas dentadas de Dios, o incluso buscando algún puesto en su Consejo de Administración, por lo que tal hipótesis podríamos descartarla. Si la señal no fuera puntual sino persistente en el tiempo podría colegirse que el emisor es insistente en sus objetivos al emitirla… ¿Contactar con otras civilizaciones? ¿Intentaron los homo sapiens contactar con esos vigorosos pero torpes humanos? Pueden que tiraran la toalla a las primeras de cambio, cuando por respuesta los Neandertales se comieran a sus niños, violaran a sus mujeres. ¿Existiría algún punto en común en ambas sub-especies por el que se impusiera la simbiosis? ¿Se encargarían “los listos” de la logística para cazar al mamut imperator y “los fuertes” de brazo ejecutor de sus instrucciones? No parece demasiado probable. ¿Por qué querría contactar una civilización infinitamente más avanzada que la nuestra, con nosotros? ¿Para estudiarnos? ¿Estudiaban los sapiens a los neandertales y los usaban de cobayas? ¿Para unirnos a ellos? Quizá vivimos en un universo en el que lo gregario se impone a las individualidades egoístas.

El científico y divulgador Carl Sagan murió decepcionado porque la humanidad todavía no pudo hasta ese momento contactar con ninguna civilización extraterrestre.

¿Cómo será el aspecto físico esos seres que nos comentan nosequé desde la galaxia vecina? El obcecado reduccionismo que imperó entre los científicos al buscar vida en condiciones similares a las terrestres fue erosionado y derribado por el descubrimiento de los extremófilos: Seres que nacen, se reproducen, (no sabemos si alcanzan la felicidad platónica o no) y mueren en condiciones extremas de acidez, basicidad, temperatura, presión: Ellos ampliaron enormemente los posibles escenarios donde pudiera surgir vida. Por esa razón y descartada desde hace mucho la Luna, Marte, Titán, entre otros, se convirtieron en objetivos prioritario en la desesperada búsqueda. La lección quedó aprendida y vida basada en el metano, la sílice o en cristales de berilo se antojaron como posibles. Puede que sus radioseñales no fueran emitidas por herramientas tecnológicas avanzadas sino…¡que partieran de su propia biología gracias a una adaptación “darwiniana” ó incluso metamórfica ad hoc! Puede que fueran del tamaño de microbios o que midieran millones de kilómetros de longitud, como enormes soles. ‘Mamá’ lógica nos indica de nuevo que probablemente ambos extremos no sean los indicados, aunque todo es posible. Todo esto implica que con toda probabilidad esos seres sean tan abismalmente diferentes a nosotros, tan alejados del concepto clásico que nos visitarían en preciosos platillos cromados, que si los viéramos apagaríamos los radiotelescopios y no querríamos tratos con ellos, como mínimo, en otro par de eones. En nuestro ejemplo terrestre, un antropomorfismo análogo, quizá contribuyó a fomentar el contacto, a pesar de las obvias diferencias heterocrónicas. Los sapiens veían a los Neandertales como el pariente brutote y entrañable. Éstos a nosotros, como adonis futuristas. Quizás…

Científicos y escritores de ciencia-ficción especularon sobre la posibilidadad de la existencia de vida en Titán, la misteriosa luna de Saturno.

¿Son los emisores de la radioseñal llegada a la Tierra la cima intelectual de todas las confederaciones extraterrestres posibles? Aquí una respuesta firme sustituye las especulaciones timoratas con un enorme NO. Por un lado, y muy probablemente, la emisión de ondas de radio para telecomunicaciones sea un método muy primitivo sólo usado por civilizaciones que se mueven en una estrecha franja evolutiva, a nivel tecnológico. El sapiens tardó medio millón de años en conseguirlo, por lo que no pudo enviar mensajes amigables a sus primos de lóbulos frontales poco desarrollados, de cueva a cueva. Y aunque lo hubieran hecho los neandertales no tenían la tecnología adecuada para recibirlos; las piedras afiladas-sus cuchillos de Dorso-lo más que hacían era despellejar a los mastodontes pero de receptoras de ondas de radio, nada de nada. Mirando al mañana, esculpiéndolo con nuestra imaginación, que es lo que realmente nos gusta: ¿ven ustedes a los humanos del futuro usando tan rudimentaria tecnología? Es como si ahora empleáramos un tam-tam para indicar a nuestra pareja que llegaremos tarde a cenar. Ondas cuánticas, microondas, láser u otros hallazgos físicos todavía inimaginables probablemente serán los medios que usen nuestros remotos descendientes.

Recreación: Radiotelescopio y galaxia perfecta

Lo cierto es que si nosotros quisiéramos comunicarnos con un neandertal puede que golpeáramos un tambor, intentando que así nos entendiera, descartando por completo la matemática diferencial. De modo que por muy avanzada que sea la civilización emisora su propio método para comunicarse desempeñará, asimismo, la función de filtro, caso de tratarse una prospección de mundos inteligentes. En cualquier caso para nosotros una civilización suficientemente avanzada será totalmente indistinguible del concepto que nosotros tenemos de Dios, derivada que amablemente le cedo a mi querida NeoHypatia de Alejandría, escapando de tal embrollo en sutil finta. Lo que pienso es que los encargados de transmitir señales primitivas, en una dilatada línea de tiempo de casi catorce mil millones de años, no pueden ser ni por asomo los más avanzados; una civilización que nos aventaje cien millones de años puede que se la considere embrionaria en esa descomunal línea temporal, desde el big-bang. Para sentirnos más insignificantes, si cabe, especulo acerca de que los emisores de la señal recién descubierta siquiera sean la especie más avanzada de su mundo. Quizás veinte ó treinta les superen y las radioondas procedan de organismos menores, allá en su Sistema.

Una civilización suficientemente avanzada para nosotros puede ser indistinguible del concepto que tenemos de Dios

¿Qué mensaje encierra la señal? Ummh. Aquí todo son hipótesis salvo los bits que la integran. ¿Qué se puede decir en 17.345 bits? Este artículo, en lengua castellana, ocupa unos 90.000, para que se hagan a la idea. Esos bits podrían ser casi cualquier cosa, salvo una enciclopedia galáctica detallada, a no ser que el universo sea mucho más sencillo de lo que creemos. El mensaje podría ser desde uno rutinario de descarga de chatarra espacial de un carguero de tercera hasta la explicación definitiva a los interrogantes más ignotos del universo (“42″ como alguien dijo jocosamente en una hilarante comedia galáctica que, espero, algún día mis colegas de Tiempos Futuros se dediquen a desmenuzar a fondo). Mi compañera de columna (y de clonicidad) cambia información por belleza…todo puede ser. Frank Drake puso de plazo alrededor del año 2022 para la obtención de señales inteligentes y la cosa se demoró unas décadas. Los límites de 80 años luz alrededor de la Tierra se ampliaron a toda la galaxia-y anejas-y los 2.000 millones de canales simultáneos se multiplicaron por diez mil. La nueva radioastronomía caminaba con paso firme, pero todo esto, prever y dotarse de más medios para la captación de señales eclipsaba el problema al que se enfrentarían los científicos…¡si tenían éxito! Bien, ya hemos encontrado un mensaje de una civilización inteligente. Ahora a ver quien es el guapo que lo traduce. A la niña Rosalina Maryland la humanidad le estará siempre agradecida por su meritoria gesta, identificar el mensaje como tal; pero percibir voces en la lejanía no quiere decir que entiendas lo que gritan. ¿Qué le diríamos a un hombre de Neandertal si nos lo encontráramos por la calle? En verdad, y para ajustar la metáfora sería más correcto irnos al sofisma del naufrago y la botella: Un homo sapiens, atrapado en una isla, lanza cíclicamente unos mensajes al mar sin saber quién los podrá encontrar. Puede que sea, efectivamente, otro humano con una capacidad cognitiva igual ó inferior, pero no estamos seguros. ¿Qué diríamos en esos mensajes? ¿Serían mensajes de socorro? Bueno, sólo si queremos que nos rescaten de nuestra isla. Lo cierto es que si queremos hacernos entender a un amplio abanico de especies deberemos ser llanos en nuestro lenguaje, incluso simbólicos. Lo malo es que nuestro simbolismo más básico quede a años-luz de la capacidad de raciocinio de nuestro receptor. Y eso es lo que me temo que podría suceder con el mensaje extraterrestre. Quizá sólo lo podamos descifrar, y aquí el tercer filtro-tras la capacidad de recepción y de identificación-cuando seamos dignos, tecnológica y socialmente, de entenderlo.

Piedra de Rosetta

Despidamos ya aquí al entrañable Neardental, que tanto nos ha servido durante estas líneas. Viajemos finalmente unos de miles de años al futuro de ese homo del Paleolítico Medio. Los egipcios, constituyendo una de las primeras civilizaciones humanas, nos lanzaron mensajes-todas sus manifestaciones culturales escritas-que no pudieron ser descifradas hasta ayer mismo, en términos históricos. Una piedra de granito negro fue determinante para resolver el enigma: un decreto de Ptolomeo V acuñado por sus sacerdotes de Menfis. Poco importó la retahíla de encomiásticos al rey y el sofrito de dioses que desgranaba el mensaje: Jean-François Champollion y Thomas Young establecieron las equivalencias. Ahora necesitamos urgentemente otra piedra de Rosetta, pero cósmica, para descifrar las señales inteligentes de origen extraterrestre. ¿Quién será el nuevo Champollion?

NeoLeonardo da Vinci

.
(c), 2010 Ramón Galí. Artículo original cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times
.
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN  PINCHANDO AQUÍ

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Dec 202010
 

TRON LEGACY (2.010). ¿PERO QUÉ CREMA ANTI-AGE USA JEFF BRIDGES?

“’Tron: Legacy’ es el salvapantallas
más impresionante del mundo”
Variety
.
Artículo relacionado: Entrevista a la réplica digital de Montgomery Cliff

.

¿Se imaginan a Charles Chaplin (nacido en 1.889), Paul Newman(1.925), Raquel Welch(1.940) y Scarlett Johansson(1.984), en la flor de la vida, protagonizando juntos una formidable y novedosa película de aventuras ambientada en el siglo XXI? El mayor activo de Tron: Legacy es que nos anuncia que pronto esto será posible. En el film el maduro Jeff Bridges es objeto de la madre de todos los liftings de la historia del cine, con permiso de Benjamín Pitt Button. Afortunadamente todavía no es perfecto, pues su hieratismo nos recuerda al propio Bridges en Starman(1.984), donde encarna a un E.T. que no es precisamente Jim Carrey a la hora de gesticular; al “Clu” de Legacy (Jeff Bridges yogurín) se le ven ligeramente los hilos. Pero muy poco. Admito que la primera escena es asombrosa, de esas que hacen gritar ¡releches, qué grande es el cine! ¿Entonces por qué el adverbio afortunadamente? Porque el salto que ello representará en la historia del celuloide será tan colosal que va a requerir un periodo de mentalización por parte del gran público. Y no descartemos algunas sesiones de psicoterapia para los muy cinéfilos: “Repite conmigo: Steve McQueen no está muerto del todo y sí, es el apuesto joven que le está metiendo la lengua hasta las amígdalas a Nataly Portman en esa escena”.

Tron: Legacy es un correcto entretenimiento de la fábrica de sueños Disney, aderezada por un correcto 3D que te hace olvidarte de las gafotas y no pedirle la hora a la autoridad competente. Hay películas cuya impronta queda impresa para siempre en los senderos más profundos de tu cerebro y otras que tienen el mismo efecto secundario en tus neuronas que una partidita en la consola. Tron: Legacy es la pesadilla de los que se quedan dormidos con el video-juego. El guión…¡un momento! ¿qué guión? La historia está diseñada al ritmo de la correcta banda sonora de Daft Punk, a saltos casi epilépticos. Alguno ha hecho de la necesidad virtud esgrimiendo que su simpleza es un homenaje a la virginal inocencia ochentera de la primera. Claro, estamos en Navidad y la opción B es terrible así que apliquemos el espíritu “mirad qué enorme caballo de madera tan bonito, vamos a dejarle pasar”. Podríamos afirmar que se caracteriza por la obsesión por no profundizar un micrómetro en los (más que interesantes) temas que aborda, no sea que a algún espectador le haga pensar un poco más de un nanociclo. Esa superficialidad se extiende a la naturaleza de los personajes; salvo el de Kevin Flynn están dotados de la profundidad de una chirimoya adulta. La pregunta: ¿es eso exactamente lo que pretendían hacer por intereses comerciales o es que no saben hacerlo mejor? Respuesta: eso es exactamente lo que pretendía porque no saben, ni pueden hacerlo mejor. Lo asombroso es que la película dispone seis (¡sí, seis!) guionistas, que se han esforzado en hacer algo terriblemente banal, un texto de bajo perfil que responda a estas tres consignas: taquilla, taquilla, taquilla, frente a la triple humildad agustiniana.

Y hablo de humildad por algo muy concreto: los guiños. Los hay simpáticos, los hay terriblemente heréticos y tendrían que ser constitutivos de delito: La pirámide truncada robada descaradísimamente a Blade Runner es como una hostia en la cara. ¿Pero se ha ganado el director esa licencia? El habitáculo donde vive el Bridges maduro es la sala final de 2.001, estilo Luis XVI, remodelada con muebles del Ikea con mucho metacrilato. ¿Se lo han ganado? Pues tampoco. ¿Y el simulacro de Han Ford Solo en el Halcón Milenario cargándose a los malos? Ni de coña. Joseph Kosinski no es ni Scott, ni Kubrick ni Lucas, ni se parece ni en el blanco de los ojos. Qué manía de tomar por la patilla elementos de obras maestras, como si eso… Perdón, pero es que me pone de mala leche. Bueno ese tipo de cosas me sulfuran y que siempre esté chupao adivinar las passwords alfanuméricas en las películas. En fin, me remito a unas declaraciones recientes de Coppola: “¿Quieres tener éxito, ser rico y famoso, o quieres hacer películas preciosas y bellas y que sean útiles?”.

Respecto de la interpretación, ni el siempre estupendo Jeff Bridges es capaz de equilibrar la balanza. Me refiero al canoso de patas de gallo y ojeras, al que “los ciclos no le han tratado bien”, no su clon digital. Los cogen tan jovencitos que todavía no están hechos, les quedan varios hervores a fuego fuerte. Me refiero a unos actores elegidos para enamorar con su físico griego a una generación de chavales de medio mundo comprendidos en una horquilla concreta de edad; la que ya tiene algo de dinero en el bolsillo pero todavía confunden una obra del Maestro Chapí con la picha del maestro de obra. El chico (Garrett Hedlund) no es Cary Grant, precisamente. Vive en una especie de loft acondicionado en un garaje, porque toda idea tecnológica que se precie en USA tiene que ser urdida en uno de esos antros (Joder, que hagan el MIT con forma de garaje de barrio). Ella (Olivia Wilde), para empezar no llena ni de lejos el cuero del traje con la puerta de la lavadora detrás, incorporada, el soporte para el disco de datos/lucha (¡Oh, me martillea todavía Halle Berry en Catwoman!). Todo lo que tiene de guapa lo tiene de a…CENSORED…a. La joven detenta el dudoso honor de quedar la última en el apartado de interpretación, por detrás incluso de la réplica digital de Bridges, que se le ve incluso un poco más humano que ella. El doctor House estará celoso (la chica interpreta a “Trece” en la serie) pues el Bridges talludito aparentemente vive con ella en la casita de 2.001. Pero entre que al viejo le va el rollito zen y ella en la película es una jodida cariátide, no sé yo si tendrá motivos.

Después de despellejar toca aquilatar los méritos de Tron Legacy. Mi sobrino de 10 años, con quien tuve el placer de visionarla, le dio un 6, nota en la que ya habíamos coincidido antes de preguntarle. Y me fio más de él que de todos los críticos del mundo mundial. Sin embargo creo que merece la pena verla aunque solo sea por erigirse como la precursora de lo que está por venir: una reinvención del cine que no vendrá de la mano del 3D. No. La reinvención/revolución pasará por resucitar a los actores muertos de todos los tiempos que de verdad de la buena, entonces sí serán inmortales. Vamos a disfrutar de lo lindo.

.

ANEXO: Unos apuntes rápidos sobre Tron (1.982) y tabla comparativa.

El eslabón perdido entre Hall 9000 y Skynet, un antiguo programa de ajedrez crece exponencialmente hasta convertirse en un malísimo Control Central de Programas (CCP). Kevin Flynn es el creador de Paranoids e Invaders pero el programador malo Dillinger se ha pasado el © por el arco del triunfo y se los ha birlado. Cuando Flynn Bridges intenta obtener pruebas de su autoría es alcanzado por un decodificador de materia que digitalizaría hasta un jamón serrano. Una vez dentro de esa enorme máquina de millón que es el ordenador central de la compañía, se batirá el cobre a muerte con programas, ante el vulgo digital, sediento de sangre y bytes triturados. Tron, un troyano en la corte del CCP en un microcosmos muy peligroso (“cuidado con las macros ocultas”), le ayudará a reprogramar al malo haciendo el sistema abierto. Especial mención a un personajillo menor, bit, que como su nombre indica es terriblemente booleano (Sí/No), y hubiera podido dar mucho juego tanto en esta como en Legacy si se le hubiera usado de oráculo googleano. Tron es incontrovertible predecesora de Matrix: los hermanos Wachowsky seguro que se compraron en la tienda de merchandising de la salida del cine un “frisby” fluorescente ochentero y un poster que plantificaron en su habitación de su casa natal de Chicago; un poster que chinchetearon al lado de la estantería donde dos años después descansaría la novela Neuromante de William Wibson, génesis del cyberpunk. End of file.

COMPARATIVA

TRON (1.982)

TRON: LEGACY (2.010)

MALOS / BUENOS

Rojos / Azules

Anaranjados / Blanco azulados

(No vayamos a cabrear a nadie)

EFECTOS/ESCENOGRAFÍA

Flojos (buenos para la época. No en vano tenían a Moebius detrás, en el diseño de vestuario, por ejemplo).

Más que aceptables pero no para tirar cohetes como, de hecho, hacen.

GUIÓN/DIÁLOGOS

Aceptable original/Aceptables

In-aceptable/ MUY flojos

PERSONAJES

Creíbles dentro de la fantasía. La chica es un poco un 0 a la izquierda.

Planos, salvo Bridges maduro que salva algo los muebles.

MÚSICA

Aceptable, no electrónica, 80’s

Electrónica, correcta.

FRASE SIGNIFICATIVA

“¿Te gustaría terminar trabajando como calculadora de bolsillo?”

Amenaza cruel del CCP al jefe de los programas.

“Me has estropeado el rollito zen”

Jeff Melasoplatodoaquidentro Bridges

GUIÑO CINEMATOGRÁFICO FUERA DE LUGAR

Nave que emula torpemente al Destructor Imperial de Star Wars

Todos, pero uno especialmente gratuito y sangrante: la pirámide truncada con focos de Blade Runner

UN ACIERTO

Recurrir a los mandalas, las representaciones esquemáticas y simbólicas del macrocosmos y el microcosmos, utilizados en el budismo y el hinduismo.

Recrear digitalmente a Jeff Bridges con 28 añitos menos, encarnando a Clu, el que corta el “bacalao” allá adentro.

UNA TONTERÍA CIENTÍFICA/TECNOLÓGICA

Los ordenadores usados, ¿tienen algún Sistema Operativo identificable?

El concepto de “Algoritmos isomórficos” para representar… ¿Knowbots con I.A?

.

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Artículo relacionado: Entrevista a la réplica digital de Montgomery Cliff
.
(c), 2010 Ramón Galí. Crítica cinematográfica cedida por la revista Tiempos Futuros Future Times
.

Safe Creative #1103160018607

.

MÁS EN PINCHANDO AQUÍ

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Dec 092010
 

‘VENGANZA’ : MICRORRELATOS GETAFE NEGRO 2010 (5)

“Venganza” fue uno de
los microrrelatos que presentó el escritor
Ramón Galí al certamen ‘Getafe Negro 2.010′
con el seudónimo de “Da Vinci”.
.

El cadáver, recién emergido de la cripta, atravesó las ruinas de la ermita...

.

No era un fantasma quien surgió entre la niebla, no… exactamente. Primero sentí ese terror invisible en estado puro, que no tiene un origen concreto, pero que atraviesa tu alma como una daga. Después lo vi. El cadáver, recién emergido de la cripta, atravesó las ruinas de la ermita. Acto seguido, la figura balanceante y extrañamente familiar dudó hasta divisarme a lo lejos. Aquello me introdujo de forma automática en escena. Comprobé con pavor que, desafiante, se dirigió resoluta hacia mí con esa sensación de invulnerabilidad que sólo tienen los muertos. La luna menguante se elevaba oscura sobre el lago y pareció sonreírme.

Desperté aliviado hasta recordar lo sucedido… Entonces, una sensación maldita me penetró envenenando mi alma: descansaba en un ataúd, en la cripta donde me enterraron vivo aquellos malhechores. El cadáver que vi en sueños era yo mismo. Deseaba morir cuanto antes para después resucitar y ejecutar mi venganza.

.

(C) Ramón Galí, Octubre 2.010.
.
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN  PINCHANDO AQUÍ

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.